O por qué es urgente que los medios adopten esquemas de socialización entre lectores