2019, el año en que los medios oficializan que sin dinero de los usuarios no hay futuro

Nada cambia para el 2019. Se mantiene la urgencia de diversificar fuentes de ingresos y se conserva la intención de que sean usuarios los que permitan que el buen periodismo sobreviva. No más redes sociales como estrategia central. No más apuesta por contenido gratuito para que sean las marcas las que se encarguen de sostener a los medios.

En su reporte anual de tendencias y predicciones en las áreas de periodismo, medios y tecnología , el Reuters Institute reportó que un 52% de los 200 líderes y ejecutivos de medios que participaron en su encuesta señaló que serán suscripciones y membresía las claves de sus expectativos de ingreso durante el año que recién comienza. Sólo un 27% se refirió a display y un 8% a native advertising.

La visión del periodismo como responsabilidad social y como actividad que merece el apoyo de instituciones sin fines de lucro es también una tendencia. Un 29% de los encuestados apuntó a esa estrategia de monetización para sobrevivir mientras que sólo un 18% apuesta porque las grandes plataformas tecnológicas terminarán por incrementar sus presupuestos para recompensar el contenido generado por los medios.

Régimen informativo, o cómo ayudar a los lectores

Ante la desinformación y el complejo ecosistema de medios que dependen de ingresos a través de anunciantes, la clave para la mayoría de los medios estará en generar contenido de calidad, que atienda más a la retención y la lealtad que al alcance esporádico ofrecido por las redes sociales.

El tan comentado regreso de los newsletters encuentra su fundamento justo en esa necesidad de apostar por las audiencias cualitativas más que cuantitativas. Se trata de un formato medible, con capacidades de atender a grupos muy específicos y en un espacio libre de distracciones. Si antes la gente consumía media hora de un periódico por la mañana, ahora puede pasar cinco minutos leyendo un boletín con la información especializada que requiere.

Medios como Quartz y Axios construyeron un emporio a través de sus distintos newsletters. No sólo a través de la generación de boletines con una periodicidad fija (como la de The Muffin), sino también por medio de newsletters de ocasión (pop-up newsletters), como CBC que realizó una serie de 8 newsletters en torno a la boda entre el Principe Enrique y Meghan Markle, o como el propio Quartz que generó un esquema de comercialización en que un solo patrocinador pagó por cinco grandes eventos vinculados a la publicidad y la tecnología.

Los cambios en el ecosistema digital reposicionaron a Google como la plataforma prioritaria de los medios de comunicación en 2019. Mientras que un 87% lo consideró como importante o muy importante para sus objetivos de este año, Facebook empató en un 43% con Apple News, seguidos por YouTube con un 42%.

Pese a su crecimiento entre las audiencias más jóvenes, Instagram se fue hasta el quinto lugar con un 31%. Twitter con un 29%, WhatsApp y Amazon con un 16%, y Snapchat con un 8% complementan el listado.

A Google, los ejecutivos de medios lo perciben como una plataforma más consciente de las necesidades del negocio de los publishers. Además de que se espera que la inclusión de AMP Stories en el feed de Google en dispositivos de Android contribuya al tráfico generado para los sitios.

Entre las tendencias citadas por el Reuters Institute se encuentra la transición de los feeds a los grupos e historias, donde día a día generan contenido 190 millones de personas en Snapchat, 150 en Faebook y 300 millones en Instagram. Recientemente, LinkedIn también lanzó su propia versión bajo el nombre de Student Voices.

También se espera que Amazon siga desarrollando su capacidad para generar ingresos en publicidad digital, pasando del 4% de la inversión en ese rubro en Estados Unidos en 2018 a un 7% en 2020, lo que dejaría a Google con un 56% y a Facebok con un 37%.