Apple quiere el negocio de los medios

Un nuevo frenemy a la vista. Pese a que resulta evidente que a Facebook le ha salido caro ganarse la enemistad de los medios, Apple seguirá el mismo camino con tal de paliar las pérdidas reportadas en la venta de iPhones.

El interés de Apple por diversificar sus fuentes de ingresos se fundamenta en la reducción histórica en ventas de su dispositivo estrella, motivada sobre todo por la guerra comercial que China libra con Estados Unidos y la desaceleración de la economía en dicho país.

Apple no ha encontrado manera de esquivar los efectos de la tensión en China. Se estima que un 15% de sus ventas totales se producen ahí. Ese factor, sumado a que el propio Cook reconoce que la renovación de iPhones por parte de los usuarios está siendo más lenta de lo esperado, coloca a Apple en una posición de urgencia por encontrar nuevas oportunidades de monetización.

Ante la tensión de sus estados financieros, apunta a la monetización de contenidos. Y lo hará a través de dos vías: noticias y video. Para el consumo informativo planea lanzar un servicio de pago que pretende convertirse en el “Netflix de las noticias”. Mientras que para video declarará la guerra a Amazon y Netflix en abril, cuando se realizaría el lanzamiento oficial.

Aún con fecha por definir, pero con la certeza de que será en algún punto de este año, Apple ha entablado pláticas con medios de comunicación para hacerse de contenido. Pero las respuestas han sido escépticas, sobre todo porque Apple planearía quedarse con cerca de la mitad del dinero que ingrese por vía suscripciones a este servicio dentro de Apple News.

Pero el rev-share propuesto por Apple no ha sido el único impedimento para poder cerrar negociaciones con el New York Times, el Washington Post y The Wall Street Journal. Los medios también quieren acceso a la data de los usuarios, a lo que Apple se niega. Según reporta el Wall Street Journal, Apple no pretende compartir ni siquiera el correo electrónico de los usuarios.

Desde hace tiempo Apple ha venido dando pasos en monetización vía usuarios. En marzo del 2018, adquirió Texture, app de paga que permite acceder a cerca de doscientas revistas a cambio de una suscripción mensual.

Ahora, de acuerdo a Bloomberg, prepara su relanzamiento para ser incorporado como un producto premium en Apple News.

El temor, como siempre, es que lo que en un principio parece solución para los publishers acabe convertido en un nuevo enemigo. Se especula que el costo de suscripción será de 9.99 dólares, cifra que implica un problema para publishers como el Times y el Post, que tienen un costo más alto por suscripción a sus contenidos.

Apple cuenta los días para declarar la guerra

El estreno del nuevo servicio de streaming de Apple se cuenta por semanas. De acuerdo a información de CNBC, el lanzamiento se producirá a mediados de abril o a comienzos de mayo.

La estrategia estará dividida en contenido original gratuito para dueños de dispositivos y en una suscripción para servicios ya existentes, aunque por ahora tendrá la gran ausencia de Netflix, Hulu, y posiblemente de HBO, aunque las negociaciones con este último podrían avanzar positivamente.

El objetivo es resolver la molesta necesidad que hoy tienen los usuarios de ir a distintas apps para consumir contenido específico de las plataformas. Apple apuesta por convertirse en la concentradora de distintos servicios, mismos que estarían disponibles en la aplicación de iOS para TV, replicando así el modelo de los canales de video de Amazon Prime.

Por ahora se sabe que el nuevo servicio de streaming contará con las señales de CBS y Viacom, entre otros. Aún pendiente se encuentra resolver las inconformidades sobre los montos que Apple planea llevarse. Por ejemplo, toma un 15% del revenue que se genera a través de usuarios registrados desde la App Store.

A últimas fechas, Apple ha firmado acuerdos con Oprah Winfrey, Reese Witherspoon y Steven Spielberg para tenerlas como principales protagonistas de su plataforma de streaming. En su conjunto, según el Wall Street Journal, la empresa dirigida por Tim Cook invirtió mil millones de dólares en adqiuisición de contenido original durante 2018, en línea con lo que Amazon gastara en 2013 al anunciar su incursión en la lucha por el contenido original y la mitad de lo que HBO gastó durante 2016.