Barstool Sports, a los golpes con ESPN

Más tardaron en cerrarse las negociaciones que en romperse. ESPN y Barstool Sports protagonizaron la más reciente polémica entre los medios deportivos de siempre y los de nueva generación ante el hecho de que ESPN decidiera cancelar Barstool Van Talk, un show semanal que era el primer esfuerzo por ver trabajar juntas a ambas marcas.

Para suspender el show después de un episodio, que alcanzó 88,000 espectadores en promedio, ESPN tomó en consideración los reclamos de Sam Ponder, comentarista de la cadena, que lamentó la alianza de ESPN con una empresa como Barstool, que según el tuit compartido por ella, ha publicado contenidos misóginos, que en ocasiones la afectaron directamente.

Al reclamo de Ponder, se sumaron los de productores y talentos que consideraron que la línea editorial de ESPN no comulgaba con la de Barstool, lo que terminó llevando a que John Skipper, su presidente, anunciara que se había equivocado al pretender que los contenidos de los sitios podían separarse al momento de cerrar un acuerdo.

Afectado por el anuncio, Dave Portnoy, fundador de Barstool, advirtió que no cambiarán su línea editorial y que ya contemplan la creación de un modelo de suscripciones para evitar que presiones externas, como la de ESPN, pretendan influir en sus contenidos.

LA RESPUESTA, BOX AMATEUR EN PAGO POR EVENTO

Para superar el trago amargo, Barstool adquirió los derechos de Rough N Rowdy Brawl, una competencia de box amateur en el Oeste de Virginia, con la intención de cobrar a los usuarios por ver el evento.

En marzo de este año realizaron un primer experimento con un show de 4 horas por el que cobraron 5 dólares por transmisión a cada una de las 12,500 personas que vieron el evento, lo que da un total de 62,500 dólares ingresados.

Bajo el nombre de Barstool Brawl, Chris Smith, fundador de Rough N Rowdy Brawl, dirigirá la creación de 12 torneos en vivo por año, que además de contemplar como negocio la venta de boletos, será transmitido a través del sitio de Barstool, contará con material Behind the Scenes y con souvenirs, que tradicionalmente representan más de un tercio de los ingresos de Barstool.

¿Puede un torneo de box amateur convertirse en un gran negocio? Los números apuntan a que sí…