Bélgica abre investigación criminal contra Electronic Arts por venta de tarjetas virtuales

La venta de contenidos aleatorios dentro de un videojuego (loot boxes) es considerado como juegos de apuestas en varios países. Si este modelo de negocio se ofrece a un mercado infantil se persigue como crimen.

Bélgica es uno de esos países que prohíbe a las empresas vender loot boxes dentro de sus videojuegos. El gobierno belga está lanzando una investigación criminal después de que EA se negó a retirar la venta de tarjetas virtuales de FIFA 18 y 19.

Blizzard, Valve y 2K Games decidieron eliminar el modelo de loot boxes de sus juegos en Bélgica pero EA se negó a hacerlo argumentando que sus loot boxes ofrecen una misma cantidad de artículos cada vez y no se pueden cambiar por dinero real.

Es innegable que los loot boxes son en cierto modo un juego de azar y este tipo de modalidades pueden provocar adicciones como pasa con los juegos de apuestas. En el caso de las tarjetas virtuales de FIFA, compras un sobre virtual y pueden salirte cromos aleatorios de jugadores que puedes usar después para jugar en línea. Para un menor de edad esto puede ser muy atractivo.

El debate está ahí. Los gobiernos están tratando de proteger a los menores y por una buena razón. Los desarrolladores de juegos deben encontrar un término medio para que puedan monetizar sus juegos sin problemas legales.