Buzzfeed despide al 8% de su staff

Nadie se salva, ni siquiera los gigantes digitales. Tras reportes que apuntaban que Buzzfeed terminaría el año entre un quince y veinte por ciento por debajo de su presupuesto, la empresa decidió recortar a 100 personas (un 8% de su staff total), la mayoría enfocadas al área de desarrollo de negocio y el resto al equipo de operaciones en el Reino Unido.

A través de un comunicado al personal de Buzzfeed, Jonah Peretti explicó que los cambios se hacían principalmente a partir de la necesidad de diversificar el perfil del equipo en materia comercial, donde la gran mayoría de los talentos estaba enfocado a la venta directa.

En septiembre de este año, Peretti tuvo que tragarse sus palabras al abrir la puerta a los ingresos vía programmatic , mismos que adquieren relevancia ante este movimiento, que contempla reducir el equipo enfocado a la comunicación directa con el cliente para atender otras fuentes de monetización, como la propia venta de programmatic y los ingresos en TV y merchandising.

Un movimiento mayor se produjo en la presidencia de Buzzfeed. Greg Coleman dejó de ser presidente para fungir como asesor.

ESPN, CNN Y MASHABLE, TAMBIÉN SE VEN AFECTADOS POR LA CRISIS

ESPN tampoco ha podido escapar a los efectos del declive en suscriptores y despidió a 150 personas que laboraban en el estudio de producción, en el área de tecnología y en el desarrollo de contenido digital. El recorte representa un 2% de su fuera laboral.

Mientras tanto, Mashable sigue anunciando recortes a partir de su venta a Ziff Davis por 50 millones de dólares. Esta semana despidió a 13 personas de su estudio de video basado en Los Ángeles y se contempla que termine despidiendo a 50 empleados en total, como parte de una reestructuración que apunta a liquidar las operaciones enfocadas al desarrollo de contenidos de larga duración para canales de cable y plataformas de streaming.

Por su parte, Buzzfeed informó que el presupuesto digital de CNN se redujo en un veinte por ciento, en un esfuerzo de CNN por mantener costos bajos ante la inminencia de la adquisición de Time Warner a manos de AT&T.