Cheddar, el player digital que huele a CNBC

El nuevo CNBC es un queso. Para que no quedara duda de sus intenciones de entregar información financiera a los millennials pero con el estilo que buscaban, Jon Steinberg, ex presidente de Buzzfeed y ex CEO del Daily Mail en Norteamérica, decidió bautizar su red de videos en vivo como Cheddar, empresa que comenzó a idear en 2015 y que hoy ya cuenta 90 empleados y más de 1 millón de dólares en gastos de operación.

A la fecha, recibe más de 200 millones de video views al mes en las distintas plataformas en que está disponible (Amazon, Sling, Pluto, Vimeo, Twitter, Xumo, FB y Smart TVs), estima que tiene de 200 mil a 300 mil espectadores por cada hora de programación y que cerrará el año con 11 millones de dólares en ingresos.

Jeremy Liew, la primera persona que decidió invertir en Snapchat, también fue la primera, por no decir la única, que puso dinero en Cheddar. Para él, Cheddar es la versión digital de CNBC; Mic, la de CNN, y Little Things sustituye a los talk shows diarios. Lightspeed, el fondo del que es socio, ha invertido en los tres.

Cheddar fundamenta sus contenidos en negocios y tecnología. Cuando buscó expandirse a lifestyle, tuvo que dar marcha atrás por los malos resultados. Pero ahora, tiene una nueva obsesión, la información general.

NACE CHEDDAR BIG NEWS

El proyecto verá la luz al final del primer trimestre del 2018. Tendrá programación de seis de la mañana a diez de la noche e incluirá los grandes sucesos informativos, pero también contemplará el sentimiento local, explicado por Steinberg como un descanso o break de los grandes problemas sociales que aquejan al mundo y que provocan ansiedad en los espectadores.

Para Steinberg, es mentira que Facebook y Google condenaran a los medios a ser “de nicho” por el tamaño de sus ingresos. Asegura que una plataforma como Cheddar puede ingresar hasta 100 millones de dólares anuales, el objetivo final que se ha trazado para su proyecto.

También llamó a no depositar todo en Facebook. Pese a que es una de sus máximas plataformas de distribución, reconoce que el algoritmo de Facebook provoca que nada sea real ni sensible, pues bajo ese esquema un video de negocios nunca podrá competir contra un video de perros o gatos jugando bajo circunstancias extraordinarias.