Clubhouse, la próxima gran obsesión de los creadores de contenido

La peligrosa fórmula del networking con el narcisismo de los followers

Storybakers, como parte de los beneficios que ustedes recibirán por estar registrados en The Muffin, estaré incluyendo entrevistas exclusivas de no más de treinta minutos en audio y video relacionadas a temas de coyuntura. Empiezo con Luis Alcázar, director creativo de El Cañonazo Transmedia, quien me explica cuál fue el proceso que siguieron para crear un audiojuego interactivo sobre “La Caza. Tramuntana”, serie original de RTVE, para Alexa y Google Home.

Para quienes no sepan, soy un adicto de la gamificación y estoy convencido que será otra de las grandes áreas a estudiar para periodistas y creadores de contenido. Como el Cañonazo Transmedia y RTVE, “Westworld” tuvo su propio audiojuego y Netflix impulsó el reboot de Lost in Space con su propia aventura interactiva en audio en dispositivos inteligentes de Google.

El lanzamiento de este audiojuego interactivo en modalidad “elige tu propia aventura” se produce en el marco del estreno de la segunda temporada de la serie en RTVE.

Escuchar la entrevista


Si ayer les hablaba de los diez puntos que recorre una red social para hacerse mainstream y colocaba a Twitch entre el octavo y el noveno paso, a Clubhouse he de ponerla entre el cuarto y el quinto, es decir, en ese punto en que unos cuantos usuarios ajenos a la primera generación (que en este caso fueron venture capitalists de Silicon Valley) han empezado a generar contenido y a ganar seguidores. O dicho de otra manera, si quieres ser un early adopter de la que apunta a ser la próxima gran obsesión de los creadores de contenido tu momento es ahora, cuando a la propia plataforma aún le quedan muchas preguntas por resolver, entre ellas qué hará para que los creadores de contenido puedan monetizar

¿Qué es Clubhouse?

-En su más simple definición, un chat de voz que en su origen se presentó como una forma en que los más grandes referentes de Silicon Valley podían reunirse durante el confinamiento.

-Por su funcionamiento se asemeja a los chats que tuvieran las salas de MSN, Terra o Altavista durante los primeros años del Internet comercial, en el que tú identificabas la temática de una sala, entrabas a ella y compartías mensajes en texto. Esas salas, como ahora los cuartos de Clubhouse, tenían moderadores y usuarios comunes, sólo que en Clubhouse el motor de interacción es la voz, se trata de pop up audio rooms (es decir que se abren y se cierran a partir de los propios usuarios), y se incluyen opciones para seguir a otros usuarios y crear cuartos particulares con ellos.

-Dos hechos significaron su conversión en tendencia: primero, la inversión de 10 millones de dólares que realizara Marc Andreessen a través de su firma Andreessen Horowitz más una compra de accciones de 2 millones de dólares a los propietarios originales después de haber escrito un texto llamando a la comunidad tecnológica a seguir creando en medio de la pandemia; segundo, que entre sus usuarios habituales estuvieran personalidades como Jack Dorsey platicando sobre el rol de las redes sociales, E-40 analizando el futuro del rap y MC-Hammer hablando sobre lo que el Coronavirus significó para la salud de los presos en las cárceles de Estados Unidos.

-Aún al día de hoy es posible entrar a cuartos en los que participan o que fueron creados por Ashton Kutcher, Oprah Winfrey, Jared Letto y Drake, quienes fueron de los primeros abanderados de una plataforma que a comienzos de mayo tenía 1,500 usuarios registrados (todos vinculados de uno u otro modo a Silicon Valley) y que cerrara el año en 600 mil.

-Tiene una valuación de 100 millones de dólares, lo que ocurrió cuando aún no superaba los 2 mil usuarios, sin haber generado revenue alguno, sin tener listo un sitio web y en aquel momento con apenas 2 empleados

-Clubhouse fue creada por Paul Davison y Rohan Seth, quienes a comienzos de año crearon Alpha Exploration Co, parent company de Clubhouse

-Entre la data que más impacta a Silicon Valley destaca el hecho de que las personas llegan a pasar hasta 40 horas a la semana creando cuartos, participando en pláticas organizadas por terceros o esperando a que celebridades abran un espacio para sentirse cerca de ellas.


Como parte de su estrategia de lanzamiento y por su origen exclusivo en Silicon Valley, el acceso a la aplicación, que por ahora es solo para dispositivos iOS, es por invitación. De cualquier modo, aquí pueden ponerse en lista de espera. (Dado que ya soy usuario, cada cierto tiempo me liberan invitaciones, por favor avísenme en comentarios si están interesados en recibir una)


¿Por qué es tan poderoso Clubhouse para los creadores de contenido?

Llevo cuatro días dentro de la plataforma, tiempo suficiente para comprender que estar en Clubhouse es como acudir a un programa de conferencias interminable, en que puedo salir de un cuarto para ir a otro, a otro y a otro, y, si así lo quiere, terminar regresando al cuarto original en que me encontraba. Esa experiencia se puede resumir en los siguientes beneficios:

1) Networking: en cada cuarto es posible encontrar a gente especializada en rubros tan distintos como venture capital, emprendimiento, podcasting, salud espiritual, música, optimización de buscadores, o Deportes. Vaya, si se quiere, incluso existen cuartos dedicados a conceptos de speed dating.

El networking asociado al mismo tiempo al número de followers provoca que para la gente existan tres elementos medulares por los que se mantiene en la plataforma:

A) El interés por escuchar a personajes que puedan apoyarlo en su trayectoria profesional o personal. La imagen que me viene a la mente es la de miles de usuarios observando un programa en el que tienen dificultad para elegir la conferencia a la que quieren acudir, con frecuencia con ansiedad por no saber a cuál ir.

B) La adicción a ver crecer su número de seguidores, lo que por lo general está relacionado al tiempo que pasas participando en los cuartos, donde de forma continua se recomienda seguir a cada uno de los integrantes de esa sala, sobre todo en el caso de los cuartos en español, comunidad incipiente habitada sobre todo por personas hispanas que viven en Estados Unidos.

He participado en cuartos que tienen más de doce horas de duración y en el que los creadores de esos rooms tienen como intención medular convertirse en los grandes referentes hispanos de Clubhouse, es decir, que habiendo aprendido la lección sobre las ventanas de crecimiento que se abren cuando una tendencia emerge, ahora los usuarios no solo adoptan una plataforma, sino que lo hacen obsesivamente para que no se les escape la oportunidad.

c) El deseo de recibir más invitaciones para poder consolidar una comunidad: Clubhouse entrega nuevas invitaciones a los usuarios registrados conforme ellos participan en cuartos y crean los propios, lo que lleva a que los usuarios creen contenido de forma recurrente en espera de que les habiliten nuevos tickets para sus amigos


Este miércoles a las 17:00 hrs. (Tiempo de México) estaré organizando un cuarto sobre Content Marketing con Tarsicio Sañudo, Fernando Labastida y Diana Martínez. Si están en Clubhouse me daría gusto verlos por allá.

¿Qué están haciendo los creadores de contenido en Clubhouse?

Aunque por ahora no existe beneficio más allá del networking y del aprendizaje que pueda derivar de las pláticas en los cuartos, al haber tenido como primera generación a integrantes de Silicon Valley, lo más habitual es encontrar a gente con especialización en temas relacionados a marketing, tecnología, música, podcast, inteligencia artificial y creación de contenido, lo que lleva a que estos tengan una audiencia natural.

-Cuartos especializados: Estos insiders crean cuartos, como uno que moderé junto a Diana Martínez, host de Nosotras en el Café y creadora de Las Podcasters, comunidad dirigida a mujeres que son parte de la industria del podcasting. Ahí se habló durante horas de los beneficios del podcast como una herramienta para perder el miedo a hablar en público y también para convertir usuarios o escuchas en clientes que generen monetización

En este tipo de experiencias todos pueden participar en la plática, lo que en ocasiones deriva en altas y bajas en cuanto al interés que pueda generar, además de que, como ocurre en la radio en vivo, no existe un comienzo claro, ya que la gente puede entrar y salir conforme mejor le convenga.

-Talk shows en vivo: como parte del lanzamiento de su programa de Influencers, que incluye a 40 creadores en Estados Unidos, Clubhouse está impulsando la creación de shows con una periodicidad y horario establecidos. Como referencia, Catherine Connor, blogger de paternidad, organiza dos talk shows a la semana, uno sobre feminismo y otro más sobre filosofía.

En este formato se es más restrictivo, existe una distinción clara entre los que se encuentran en el escemnario y la audiencia.

-Dramatizaciones: lo catalogo así porque es una manera de decirlo. En Clubhouse es posible encontrar a gente que se pone de acuerdo para escenificar un papel específico dentro del cuarto, es decir, se genera una especie de radionovela en vivo. Del mismo modo, la gente utiliza su avatar para colocar qué bebida están tomando y a partir de eso tomar el micrófono para relatar su experiencia con esa bebida.

-Statements públicos: lo antes ocurría en plataformas como Instagram Live, una conferencia de prensa o en cualquier otra red social, ahora se produce en Clubhouse. Por ejemplo, Chet Hanks, el hijo de Tom Hanks, utilizó Clubhouse para responder a críticas que le hicieron por supuestos gestos racistas y por la utilización del dialecto jamaicano durante su faceta como rapero.

Para decirlo claro: Clubhouse puede ser la plataforma digital que de una vez por todas lleve la experiencia de la radio en vivo a plataformas digitales en un contexto de red social.

Aún están a tiempo de no quedarse fuera, aunque he de advertirles que Twitter, mediante la creación de Spaces, quiere ocupar el lugar de Clubhouse.