¿Cómo aumentar el número de suscriptores mujeres y jóvenes en los medios locales? Un caso práctico

Este no es un caso de los darlings en EEUU como el New York Times o Vox, sino un acercamiento desde medios locales en Noruega. Se trata de lo sucedido en Amedia, el conjunto más grande de publicaciones locales en dicho país.

Ellos no sólo lograron incrementar suscripciones en las audiencias de las que más adolecían (gente joven y mujeres), sino que éstas se convirtieron en las más enganchadas con su producto. Este caso lo leímos en Laboratorio de Periodismo, y los descubrimientos son fascinantes:

-Analizaron más de 600 mil notas de su producción, y descubrieron que había sobrerrepresentación de hombres en los contenidos. Es decir, los declarantes o fuentes de las notas eran principalmente varones.

-Donde había más mujeres citadas o tomadas en cuenta, fue en la sección de familia. Esto en un sesgo tradicionalista y no fiel a los tiempos actuales, donde hay incidencia de las mujeres (50% de la población) en el grueso de los rubros

¿Qué hicieron en Amedia?

-Pål Nedregotten, ejecutivo del holding, explicó en una conferencia para WAN-IFRA que hicieron paridad en cuanto a declarantes (misma cantidad de hombres y mujeres) e incluso se buscó lo mismo en lectores mediante estudio riguroso de KPIs.

-Por lo marcado que era el sesgo, podemos decir que las audiencias se están poniendo al corriente y están creciendo más las lectoras que los lectores. Y en consecuencia, avanzan más las suscriptoras.

-En cuanto a los jóvenes, se siguió una metodología similar, con conclusiones semejantes: no se estaban viendo representados en las notas.

-Más que un tema enteramente estadístico o de análisis sobre sus datos de tráfico, hubo focus group y comunicación en las diferentes redacciones locales.

-Un ejemplo que presentan es que era imposible para un joven el identificarse para el diario cuando una nota sobre vivienda tenía un enfoque alrededor de opciones costosas, en lugar de un contenido que hablará de alternativas más asequibles.

Conoce más del caso de Amedia en Noruega, aquí.