¿Cómo sobrevivir el declive de la publicidad programática? Lo que dice el ex CEO del New York Times

Además: Clubhouse vale 4 mil millones de dólares y Triller TV tiene su momento

Storybakers:

Como es tradición, aquí está el briefing dominical sobre medios digitales. En esta ocasión tenemos las lecciones de un ejecutivo consumado de los medios anglosajones, el reto de un histórico del New York Times en Suecia, un marketplace para publicidad nativa en podcasts hispanoparlantes, la valuación de Clubhouse más reciente y lo que significa para los creadores. Y además, la oportunidad de Substack Local para los periodistas latinoamericanos.

Lo que podemos aprender de la curva de crecimiento de suscriptores del New York Times

Hace unos meses compartimos la principal lección de Mark Thompson, ex CEO del New York Times, en una ponencia organizada por WAN IFRA: hay que aprovecharse de las tecnológicas (y su dinero) mientras sea posible, manteniendo siempre independencia editorial.

Ahora, el ejecutivo británico vuelve a tener titulares debido a una entrevista con Press Gazette donde el tema principal es la recuperación económica del NYT de la mano del aumento de suscriptores. Es fácil perderlo de vista, pero cuando Thompson comenzó su gestión (finales del 2012) no era la norma ninguna de estas cosas:

  • Pagar por contenido de calidad en internet

  • Apoyar en una especie de mecenaje a los medios que nos dan entretenimiento, información para la democracia e incluso contenidos que ofrezcan alegría (humor, ficción).

  • Que un medio con bastantes visitas e influencia tuviera buena parte de sus contenidos cerrados o bajo un muro poroso.

Y en 2021, nueve años después, cada vez son más las publicaciones que deciden cerrar el acceso a sus contenidos en una diferenciación estándar/premium (El País, Business Insider) o que exigen libremente el apoyo de los lectores para seguir existiendo en sus versiones actuales (Vox.com).

Algo de lo que aprendimos de Thompson en su entrevista con William Turvill de Press Gazette:

  • El NYT lanzó su tercer intento de modelo de pago en internet, que cariñosamente llama el exitoso, un año antes de que Thompson asumiera el rol de CEO. La implementación no fue gracias a él pero sí la gestión exitosa del capital humano y tecnológica para que esta vez sí funcionara.

  • Los socios del NYT pensaban que sería una entrada más de dinero, si no una poco relevante que haría meseta. No tenían evidencia para pensar lo contrario: en 2011-2012 no se había demostrado lo contrario.

  • Como escuchamos en la ponencia pasada de Thompson, el cambio de mentalidad en el personal no fue de la noche a la mañana ya que el ex CEO considera que tardó cuatro años (2012 - 2014) en reorganizar a la compañía. Desde liderazgos, creación de roles, eliminación de otros tantos y elevar aquellos que sí tuvieran bríos de cambio.

  • Contrataciones clave, aparte de las editoriales: científicos de datos y desarrolladores para entender mejor a las audiencias de nytimes.com, con el objetivo de generar mejores productos.

  • Un sick burn de Thompson al Guardian: “El NYT alcanza tanta gente como The Guardian con notas libres (de muro de pago, a las que el lector tiene derecho mes con mes) pero gracias a que los norteamericanos sí implementaron un muro de pago ha sido posible que se contraten 300 periodistas más.

  • La mención es porque hace siete años Alan Rusbridger, editor de The Guardian, criticó los muros de pago afirmando que eran un modelo de negocio del Siglo XIX.

  • Esta declaración de Thompson no tiene desperdicio: está bien que los navegadores (como Chrome) y plataformas (como iOS) pongan difícil a los anunciantes (o quien sea) seguir nuestros pasos y actividades.

  • Por eso mismo, que pulveriza el CPM para los sitios que dependen de publicidad programática, -dice- sería importante valorar los esquemas de suscripción, membresía y muros de pago para cualquier publicación.

El vídeo completo a continuación y la versión en texto aquí:


El reto de otro ex directivo del New York Times, ahora en Suecia

En Vanity Fair hubo una historia fascinante acerca de la nueva aventura de Andrew Rosenthal, ex editor de opinión del NYT que decidió retirarse en 2018, y que con tanto tiempo libre ha decidido tomar una serie de trabajos en redacciones que se benefician de sus décadas de experiencia.

Uno es ser parte del comité editorial del periódico local de su comunidad de residencia, y ahora será editor interino de un medio en Suecia. Aunque no habla sueco y no tiene gran conocimiento de la cultura sueca, Rosenthal básicamente encabezará una reingeniería editorial para Bulletin, una startup noticiosa digital en dicho país.

La publicación sufre una pequeña pesadilla: es criticada por los locales por las posturas de derecha de algunos de sus columnistas, y ha existido algo de falta de control editorial. Se suman también la salida de algunas figuras de peso en la redacción junto a acusaciones de plagio. Y justo la especialidad de Rosenthal es la gestión de las páginas de opinión.

A pesar del peso que hoy tienen las columnas en Bulletin, Rosenthal también tendrá la misión de comenzar una operación de live desk y dejar de depender tanto de las agencias noticiosas, para comenzar a producir periodismo original.

¿Se reubicará a Suecia? Para nada, todo será vía Zoom, chat y correos desde New Jersey. Ahora sólo falta ver si algo de la magia del NYT puede transmitirse a otra cultura.

Bulletin actualmente tiene 9 mil suscriptores y medio millón de lectores al mes


Substack va por el periodismo local

La reciente ronda de inversión de Substack, de la mano con sus problemas de relaciones públicas por la elección de algunos escritores polémicos en su programa Substack Pro, también llega con una sorpresa: la startup dará un millón de dólares al periodismo local.

¿Cómo? Destinará un fondo de 1 millón de dólares para repartir en hasta 30 periodistas que busquen dedicarse tiempo completo a construir un medio en Substack y alcanzar un modelo sustentable de negocios (con base en las suscripciones).

Cada nueva publicación contará con el sueldo cubierto de un editor y un redactor. Si el equipo vive en EEUU, también se cubrirá su defensa legal en caso de necesitarla.

Contrario a como pasa con Substack Pro y su foco en redactores estadounidense, Substack Local sí considera a redactores, periodistas y escritores de todo el mundo.

Dependiendo de la demanda, el máximo que podría ganar un periodista seleccionado será de hasta 100 mil dólares en un año, y en el menor de los casos podría ser 33 mil dólares. De cualquier manera, si lo vemos en comparación a los sueldos estándar en América Latina, resulta una apuesta atractiva.

Otro de los beneficios es el de mentoría por parte de emprendedores anglosajones en noticias locales, como Jen Gerson de The Line.

Más información y el formulario de inscripciones, en el post oficial.


Ya hay un marketplace de publicidad nativa para podcasts en español

Tal vez recuerdes a iVooox como una especie de competencia a servicios de alojamiento de audio y podplayers como Poderato o Soundcloud, pero la empresa española ha estado invirtiendo en tecnología. Ahora lanzan un marketplace de publicidad nativa para podcasts en español.

La idea es conectar podcasts y anunciantes, que ha sido el gran reto para la sustentabilidad del podcast en español más allá de ser herramienta de networking ya que sólo una minoría de los shows logra los alcances comerciales de los punteros.

El marketplace nuevo de iVoox tiene un algoritmo que conectaría a marcas y podcasters, logrando un enlace para campañas publicitarias. Los podcasters evaluarían propuestas y empezaría la colaboración.

¿Será lo que necesita el podcast en español para que su clase media despegue comercial?

Más información


¡Es oficial! Clubhouse vale 4 mil millones de dólares

O lo mismo que Patreon, o la mitad de un Dapper Labs. La información ha sido confirmada por la más reciente ronda de inversión por sus principales impulsores (Andreessen Horowitz), colocándolos en Serie C y con más recursos para enfrentar las amenazas de Twitter, Facebook y Spotify.

Se habla de que la Serie C ha traído aproximadamente otros 100mdd a sus arcas, siendo que en Enero acababan de recibir otra cantidad similar, y en esta ocasión también los han acompañado los fondos DST y Tiger Global.

La primicia la tuvo The Information y ya fue consignada por el mismo Clubhouse. En Enero, Clubhouse estaba aún valuada en 1 mil millones de dólares.

El anuncio oficial ha sido envuelto en “crear una comunidad global” y el comunicado pone énfasis en llegar a Android la expansión internacional.


Triller logra tener a Justin Bieber en su pago-por-evento

Aquí en The Muffin hemos hablado con anterioridad de Triller y como su narrativa se ha ido alejando cada vez más de ser un competidor en la misma arena que TikTok para reinventarse como una plataforma más allá del vídeo corto, con iniciativas concretas como Triller Fight Club.

No es el deporte, es el entretenimiento. Así lo resumimos en un ensayo pasado. Y es que Triller busca hacerse de un lugar en el competido espectro de las apps de entretenimiento por medio de su Fight Club, con celebridades en la narración y competencias de box. Va de la mano de Triller TV, la plataforma hermana con contenido tipo TikTok pero premium.

Ahora, Triller Fight Club dio de qué hablar por su última función de box con el influencer Jake Paul, además de apariciones de Doja Cat y Justin Bieber. Tanto así que hasta llegó a cables de medios generalistas:


The Muffin-to-go: Links para llevar