Creator Economy, el nuevo comienzo de los medios

La industria de los medios por fin estará en manos de los creadores

Storybakers:

Antes de ir al envío de hoy quiero hacerles dos invitaciones.


1) Los invito a escuchar mi plática con Joaquín Colino, CEO de Troop, empresa que se presenta como la nueva One Stop Shop para los creadores de contenido mexicanos. Joaquín, con notable experiencias en medios como Condé Nast, donde fue CEO para México y Latinoamérica; y Warner Bros. Entertainment, donde también fue director en México y en los mercados latinoa mericanos en español, apunta, entre otras cosas lo siguiente:

a) Las marcas deben dejar de obsesionarse con que el contenido de creadores y medios contenga objetivos de hard sell

b) El concepto medio de comunicación ha de evolucionar. Hoy un creador es también un medio de comunicación. Si todos somos medios, ¿debemos seguir usando el término para distinguir a organizaciones de creadores?

c) Apuesta por el Live Commerce y por Pinterest como los próximos grandes booms en materia de creación de contenido y oportunidad comercial

Escuchen aquí mi conversación con Joaquín desde las instalaciones de Troop en mi regreso a las grabaciones presenciales

Recuerden que si les interesa recibir información especializada sobre la Creator Economy, pueden unirse a nuestro grupo en Telegram

2) Twitter Spaces con Paulina Herrera, Ashley Frangie y Sergio Domínguez: como parte de la Podcastería, nuestra comunidad especializada en el mundo del audio, hemos organizado este encuentro para que la propia Ashley y Paulina Herrera nos compartan el proceso de internacionalización que están viviendo de la mano de Acast, plataforma dirigida por Sergio Domínguez. Los espero en punto de las 19:00 hrs. (tiempo del centro de México)


Únete a los grupos de Story Baker en Telegram!

La Podcastería: el punto de encontro para creadores de audio con ligas, ideas y recursos.

Cheat Media Links and Talks: lo que tienes que saber de la industria sin tener que buscarlo en Twitter ;-)

La Creator Economy: historias y briefing diario sobre la economía de los creadores que está cambiando al mundo

News de News: Todo sobre Newsletters

Desde el metaverso: el futuro de nuestra existencia digital


La Creator Economy no es sólo la independencia de creadores, sino la nueva forma de crear organizaciones con propósito

Los medios de comunicación han cometido un error recurrente al analizar la Creator Economy, en particular en los mercados de habla hispana. Reducen el término al hecho de que hoy los creadores puedan vivir de su propia obra por vía independiente, objetivo primario de la Creator Economy, pero no el único, dado que de ella se derivan múltiples necesidades y deseos que sólo se concretan cuando ese creador ha montado una estructura de colaboración que lo vuelve a colocar como una organización que puede parecerse mucho a un medio de comunicación. sólo que ahora habiendo sido iniciada por un periodista o creador y siendo gestionada por él, lo que representa un cambio radical en el cómo y el porqué surge una nueva marca de contenido.

Veamos algunos de los puntos clave de la Creator Economy como el futuro de la industria de medios:

1) Adiós a los empresarios como dueños:
los medios de comunicación solían nacer, y de hecho cuando hablamos de los grandes grupos sigue siendo así, a través del dinero invertido por familias adineradas que tenían intereses que iban mucho más allá de impulsar el buen periodismo o de promover el desarrollo de información útil para la sociedad.

El escenario más común era que los periodistas, por experimentados y capaces que fueran, trabajaran para organizaciones que anteponían el dinero, y en algunos casos la influencia política, al desarrollo de contenido periodístico que enorgulleciera a sus autores y que cautivara a audiencias para que éstas pudieran tomar mejores decisiones.

Uno de esos resultados, por ejemplo, fue que de las distintas funciones del periodismo (informar, educar y entretener) la que imperó fue la del entretenimiento y la más olvidada fue la de la educación. Esa inercia puede palparse en las plataformas tradicionales, pero también en la mayoría de medios digitales que antepusieron a los algoritmos sobre las personas, lo que apenas está cambiando gracias a que la industria se vio forzada a recordar que no hay modo de hacer que el contenido pague por contenido si no se le agrega valor.

La Creator Economy pone a los periodistas y creadores al mando. Desde ya abundan las muestras de que el postulado es positivo. Axios y Vox, por ejemplo, han dado pasos firmes para que la de educar vuelva a ser una meta primaria del periodismo. Aquí un envío reciente al respecto:

The Muffin por Mauricio Cabrera
Los medios se convierten en escuelas
Storybakers: El fenómeno se está dando en 3 vías: 1) Los medios convirtiendo su expertise y prestigio en academias de periodismo alrededor del mundo 2) Los medios transformando sus estrategias de generación de contenido para organizar cursos sobre temas específicos bajo modalidades diversas…
Read more

Un creador, sobre todo desde el periodismo, suele iniciar espacios independientes convencido de eso que está haciendo, en muchos casos con capacidad probada en ello, y promueve un diálogo constante con la audiencia, dado que comprende que sin ella no habrá forma de seguir adelante. Los medios que inician así, desde la Creator Economy, por vía independiente, comienzan con el propósito, del que adolecen la mayoría de medios que viven de un supuesto alcance que palidece a la hora de convertir.

2.- La era de los Medios Mínimos Viables (MVM): antes necesitabas montar toda una estructura para poder validar que tu producto valía la pena. Si no eras una radiodifusora, una televisora, un diario o como mínimo un sitio repleto de redactores, programadores y vendedores, no podías considerarte un medio de comunicación.

Ahora, un creador de contenido va a su ritmo, se impone el ritmo que él quiera y también crece acorde a las posibilidades que su propio presupuesto le va presentando. Si así lo quiere, puede crear por espacio de un año y construir una audiencia sin necesidad de contratar a más personas. Es un proyecto que respeta su evolución, al que no se le pide gatear o correr sólo porque se piensa que eso es lo que debe ser.

Los medios que no empiezan así fracasan con mayor frecuencia y rapidez que aquellos que parten del producto mínimo viable, o del medio mínimo viable. De un lado encontramos a Mexico.com, hoy extinto, o a La Lista, cada vez más reducido en equipo. Del otro, a Whitepaper, hoy con 2 mil 500 suscriptores pagos y con ingresos en la misma proporción vía publicitaria, lo que habla de que un medio creado por una sola persona, hoy genera alrededor de 25 mil dólares al mes para proyectar un ingreso anual de 300 mil dólares.

Lo que empieza pequeño no tiene que ser así siempre. Si los medios atendieran la Creator Economy como se debe, o buscarían adquirir a esos medios que emergen o entenderían qué de lo que están haciendo pueden replicar. Después… después ya los veremos cayendo en la obsolescencia por haber minimizado lo que no entendían.

Aquí el recuerdo de nuestra entrevista a René Lankenau para que conozcan los fundamentos de Whitepaper:

The Muffin por Mauricio Cabrera
Whitepaper, el newsletter mexicano que ya vive de suscripciones
Hay dos premisas que defiendo con firmeza: que la gente sí está dispuesta a pagar por contenido y que el problema es descalificar un negocio por la modestia con que puede verse en primera instancia. Whitepaper de René Lankenaua como muestra. A unos meses de su lanzamiento oficial, ha encontrado un modelo de ingresos mixto entre suscripciones y patrocini…
Read more


3) La audiencia es de los creadores, no de las plataformas:
a diferencia de otros momentos de la relación entre creadores y plataformas, la Creator Economy, cuando menos en lo que respecta a los newsletters, promueve que las audiencias sí sean de los creadores de contenido y que estos tengan la posibilidad de llevarlas a donde así lo decidan.

Si bien hay mucho que trabajar en formatos como el podcast, donde la información que dan Spotify y Apple sobre los oyentes es incluso más pobre que la data que proporcionan las redes sociales, la portabilidad ofrecida por el newsletter representa un muy buen punto de partida que se terminará consolidando con la Web 3.0, donde la audiencia no sólo será consumidora, sino en muchos casos co-propietaria de lo que haga un creador de contenido a través de la organización de organizaciones autónomas descentralizadas, concepto que explico a continuación:

The Muffin por Mauricio Cabrera
DAOs y NFTs, el futuro individual y colectivo de los medios
Storybakers: Ayer les compartí como primicia que Capital Digital ha adquirido Travesías y Local, además de Atellier, la agencia creativa especializada en el sector de lujo que era parte de Travesías Media. El anuncio, sean del país que sean, vale la pena seguirlo por el modo en que Capital Digital ha asumido su conquista de audiencias, mucho menos basad…
Read more

Quienes dudan de la Creator Economy y la califican como un ardid más de las plataformas tecnológicas, olvidan que en muchos sentidos esta tendencia se produjo no porque Facebook, Tik Tok, Instagram o cualquier otra quisieran generar más negocio, sino porque se dieron cuenta de que si no incorporaban alternativas de monetización para los creadores estos se irían a donde sí encontrarán forma de monetizar su trabajo.

La Creator Economy ha sido una reacción defensiva de las plataformas, no una apuesta para crecer su negocio. La lectura fue así: si nos basamos únicamente en la publicidad, sólo podremos retener a los grandes creadores, con el riesgo de que incluso estos encuentren mejores formas de monetizar. Para resumirlo, la Creator Economy no es ninguna trampa de las Big Tech.

4.- El replanteamiento de la relación con organizaciones tradicionales de medios: la ya mencionada era de los Medios Mínimos Viables permite como nunca antes que periodistas y creadores se presenten como lo haría cualquier persona en el ámbito artístico bajo una perspectiva de autor, es decir, con uno o varios productos que muestran de lo que es capaz, con una comunidad que cree en lo que hace y por tanto con mejores condiciones para negociar el porqué tendría que trabajar para un medio de comunicación.

Los periodistas y creadores se presentan ahora con un book como el de los diseñadores o con un reel como el de los realizadores de video. Los periodistas y creadores ahora buscarán colaborar o aliarse con los medios, no trabajar para ellos. Como un director haciendo una película para Netflix, o como un escritor permitiendo que su historia sea llevada a otro formato.

Aquí profundizo en lo que representa ese cambio que valida, una vez más, que la Creator Economy es una realidad.

The Muffin por Mauricio Cabrera
Newsletters, el punto de quiebre de los medios
Storybakers: Para muchos las historias que cuentan el regreso a los medios de periodistas que habían optado por abrazar la vía independiente mediante un newsletter representa un fracaso. Dado que muchos no se atreven a dar el paso, lo más sencillo es argumentar que ese tipo de apuestas no funciona y que tarde o temprano ese mismo aventurero regresará de…
Read more

5.- Enfoque y productividad de periodistas y creadores: en caso de alcanzar el éxito, un creador de contenido puede enfocarse en crear un producto que le lleve entre 3 y 5 horas al día, permitiendo que el resto pueda dedicarlos a capacitarse, a aprender aquello que desconocerse, a relajarse o a trazar nuevas estrategias.

La Creator Economy permite que la gente haga lo que le gusta, que trabaje en ello y que construya una forma de vida. Ahora que tanto se habla de la salud mental de los periodistas. y aún reconociendo el burnout como uno de los grandes puntos a resolver en esta economía de creadores, aquel que es capaz de encontrar un modo de vida a partir de su obra goza de la libertad de trabajar desde donde sea, de hacerlo a la hora que elija y bajo un estilo que a él le acomode.

El periodista y creador que quiera mantenerse vigente ha de dedicar tanto tiempo o más al aprendizaje que a producir contenido, la Creator Economy lo hace posible. Las organizaciones de medios tradicionales, casi nunca. Y no, no es suficiente con capacitaciones ocasionales que después no se pueden poner en práctica con las fragilidades estructurales de esos mismos medios.

6.- Hiperespecialización: la Creator Economy te dice sí a lo que los medios te dicen que no. Si quieres crear contenido sobre gomitas de azúcar, puedes hacerlo con la esperanza de que tarde o temprano encontrarás una audiencia. Gracias a esta Creator Economy he descubierto a periodistas especializadas en bodas, en startups. en chocolatería; a creadores obsesionados con los drones, con las historias de terror, con la psicología, con la nutrición o con la salud mental.

Lo que tanto duele a los medios es descubrir que esa gran historia que nos vendían cubriendo a las clases políticas y a las élites hoy no es suficiente para atrapar la atención. O impactas en lo local, o impactas en los nichos, o impactas en los verdaderos puntos de interés de la gente, o eres intrascendente. Para hacerlo, puedes ser una organización en toda forma o puedes ser una persona y de ahí construir tu propio imperio. Quien diga que no es posible, no entiende los alcances de la Creator Economy, y sobre todo, el poder de comunidades reales que destrozan audiencias aparentes.


Los medios nacidos desde la Creator Economy permitirán recuperar a la generación perdida de los medios

En una plática reciente con Lluis Cucarella, CEO de Next Idea Media y Director Editorial de la Fundación Luca de Tena, mencionó que los medios perdieron a toda una generación por no comprender cómo hablarle. Coincido plenamente con él. Pueden escuchar el podcast aquí

Por eso aplaudo que existan referentes en la Creator Economy que puedan servir como punto de enlace entre las nuevas generaciones y los medios de comunicación. En la medida en que esos creadores que hoy gozan de impacto desarrollen organizaciones, las audiencias comprenderán la utilidad de seguir medios de comunicación, sólo que ya no seguirán a esas entidades carentes de alma que escriben para los algoritmos y no para las personas, sino para aquellos colectivos que abrazados por una marca detonen contenido en video, audio y texto que sí que agregue valor, que sí que tenga una voz única y que sí que cumplan con un propósito que a esas alturas quedará claro entre los miembros de su comunidad.

Los medios nos hemos perdido a toda una generación. Los creadores están presentes en todas. Serán ellos los que encabecen a las nuevas organizaciones de medios. Así de grande es la aportación de la Creator Economy.


¿Cómo combatir la deshumanización de los medios?

En Panmedials, los medios de la pandemia, hablo a profundidad del impulso que los medios de comunicación han de dar a sus periodistas y autores para que se establezcan relaciones de persona a persona con su comunidad. De lo contrario, continuarán teniendo audiencias anónimas, escasamente interesadas en establecer una relación duradera y comprometida con el medio en cuestión.

Adquiere aquí la versión física y digital de Panmedials.