Crecer duele (y más a Snapchat)

Es difícil decir si serán dolores de cabeza temporales o permanentes. Snapchat, en su lucha por arrojar buenos resultados ahora que es una empresa pública, ha liberado una plataforma para que los clientes puedan publicar sus anuncios directamente.

Snapchat ve la plataforma de anuncios como una alternativa para incrementar sus ingresos del primer cuarto del 2017, que cerró en 150 millones de dólares.

Y hasta ahí todo bien, pero los anuncios “feos” y descarados han provocado la molestia de los usuarios.

INSTAGRAM TAMBIÉN LO VIVIÓ

Así como Instagram es hoy muy Snapchat, Snapchat padece problemas de Instagram. En sus inicios, cuando Facebook aún no metía las narices, Kevin Systrom, CEO de Instagram en ese entonces, aprobaba cada anuncio que fuera a publicarse en la plataforma.

Después llegaron campañas intrusivas de Wal Mart, anuncios feos como los que empiezan a aparecer en Snapchat, y finalmente, Facebook para determinar que la estética era lo de menos.

Aunque a su favor ha de decirse que Instagram ha logrado mantenerse saludable en términos visuales.