Desconfianza en medios, cuestión de modelos editoriales, edad y plataformas

La tendencia crece. La gente desconfía de los medios de comunicación. Según un estudio desarrollado por el Reuters Institute a más de 18 mil personas en 9 países (Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Irlanda, España, Dinamarca, Australia, Francia y Grecia), un 67% de los encuestados es escéptico de los medios a partir de las agendas ocultas y la parcialidad de sus modelos editoriales.

Como podía esperarse, el fenómeno de escepticismo es aún más fuerte en Estados Unidos, donde un 34% aseguró que las inclinaciones políticas de los medios provocan la difusión de noticias falsas o malintencionadas. La molestia crece entre los conservadores, que ven en CNN a un medio que publica “mentiras de izquierda”, muy en el tenor de los mensajes de Donald Trump sobre las fake news.

La edad es también vista como un elemento clave para definir niveles de confianza entre la gente y los medios de comunicación que consulta. A mayor edad, mayores niveles de confianza, según este estudio que arroja que un 42% de personas mayores a 35 años cree en los medios a diferencia del 34% de los encuestados menores a 35. La explicación está, según los creadores de este estudio, en que la confianza toma tiempo y en que las relaciones de largo plazo entre un medio y una persona terminan generando dividendos.

LOS USUARIOS CONFÍAN EN EL VIDEO, DESCONFÍAN DE LAS REDES SOCIALES

Aunque cada vez son más los recursos tecnológicos para alterar audio y video, la gente mantiene una preferencia marcada por confiar en los medios de comunicación que presentan videos con respuestas directas de las personas involucradas en un reportaje.

Contrario al video es el resultado en torno a las redes sociales, que alcanzan apenas un 24% en lo que respecta a la confiabilidad que generan para separar entre la ficción y los datos duros.

El estudio apunta una verdad ya conocida pero difícil de atacar. Los medios de comunicación necesitan diversificar sus fuentes de ingreso para no estar tan supeditados a la generación de clics y así reducir la tentación de colocar titulares engañosos o sensacionalistas para atraer grandes cantidades de usuarios.

Aquí el estudio completo del Reuters Institute.