El deporte salta al futuro, ¿los medios cuándo lo harán?

Bitso hace mainstream a las criptomonedas en LATAM. Se espera que el periodismo deportivo llegue a ese futuro.

Storybakers:

Antes de ir al envío de hoy, los invito a que a las 10:00 AM (tiempo del centro de México), me acompañen en Twitter Spaces con Eduardo Saldaña para que nos cuente el proceso creativo detrás de “Geopolítica Pop”, podcast original de Spotify en colaboración con Charo Marcos de Kloshletter y El Orden Mundial.



Bitso exige que se hable del futuro que para algunos ya es presente en el deporte.

Da gusto que ocurra porque para muchos Latinoamérica es caso perdido como early adopter.

”It’s too soon”, es la respuesta que se suele escuchar cuando se habla del deporte, de la economía o de la sociedad latinoamericana

Nos han acostumbrado a vivir siempre a la espera, incluyendo a los medios.

Esperando que exploten tendencias que para cuando llegan se han convertido en urgencias

Pero Bitso ha creído que un equipo de la Liga MX puede ser el futuro desde el presente.

Como el Staples Center de LA y su cambio de nombre a Crypto.com Arena por 20 años y 700 millones de dólares.

Como la casa del Miami Heat convertida en la FTX Arena por 19 años 135 millones de dólares.

O como el Santos,el Atlas y el Racing de Avellaneda que en silencio se unieron a equipos como el PSG, el Barcelona y el Atlético de Madrid para tener su propio token a través de Socios.com

En toda industria están los que dan un salto al futuro, los que esperan a que ese futuro sea claro para entonces zambullirse en él aunque lleguen tarde, y los que se quedan atrás porque no supieron entenderlo.

Me preocupa que los medios deportivos sean de estos últimos.

Que aún dando cuenta de que la industria que cubren se está moviendo, ellos no se muevan.

Se puede criticar a la Liga MX por el mal espectáculo en el 75% de sus partidos.

También se puede criticar que la Selección esté igual o peor que siempre.

Pero a su manera y con sus limitantes se atreven a patalear buscando el futuro.

Ya está Bitso como patrocinador, ya hay equipos con sus propios tokens, están en marcha proyectos de internacionalización.

Se apuesta por blockchain, por aliarse con la MLS porque más vale ser parte de ese negocio creciente que quedar fuera.

¿Y los medios a qué están jugando?

¿Dónde están los medios de nueva generación?

¿Dónde está el periodismo deportivo del futuro?

¿En verdad el único futuro que se puede visualizar es el de la optimización de buscadores, el de hacer nota la vida privada de los deportistas o el del clickbait?

Es la época de los unicornios en Latinoamérica.

La región pasó de 2 unicornios a 34 en cuatro años.

Y vendrán muchos más.

¿En qué momento se dará el salto de fe y de calidad en los medios que los cubren?

¿Para cuándo estaremos listos para hablar de los medios de nueva generación?

¿O de nuevo llegaremos tarde? ¿O es que ya estamos tarde?


Únete a los grupos de Story Baker en Telegram!

La Podcastería: el punto de encontro para creadores de audio con ligas, ideas y recursos.

Cheat Media Links and Talks: lo que tienes que saber de la industria sin tener que buscarlo en Twitter ;-)

La Creator Economy: historias y briefing diario sobre la economía de los creadores que está cambiando al mundo

News de News: Todo sobre Newsletters

Desde el metaverso: el futuro de nuestra existencia digital


¿Cómo debe ser el medio deportivo de nueva generación?

Podemos dividir las generaciones como siguen:

Web 1.0: consumo en desktop, consignarlo todo dado que la abundancia era novedad, minuto a minuto. Típica redacción periodística. Modelo de ingresos: publicitario (banners) (Medio Tiempo, Sportsya!, Récord, Marca, As)

Web 2.0: contenido pensado para smatphones, foco en redes sociales, construcción de grandes audiencias que simulaban ser comunidad. Los medios hablan en redes como si fueran un aficionado más. Modelo de ingresos: branded content, programmatic, agencia creativa (juanfutbol, Invictos, Fan 10, Analistas)

Web 3.0: construcción de verdadera comunidad, colectivo de talentos abrazados por una marca, capacidad en producción audiovisual. El deporte entendido como lifestyle. El resultado no es lo único importante. Modelo de negocios: eventos, suscripciones, merchandising, mecenazgo, realización de producciones originales para terceros y fuerte integración de casas de apuestas (¡Se buscan representantes!)

Puede gustar o no, pero en Estados Unidos están The Athletic, Barstool y Front Office Sports

The Athletic para los que piensan que el contenido obsesivo puede ser una avenida.

Con 1.2 millones de suscriptores es de los medios con más usuarios pagos a nivel mundial.

Si bien no ha podido concretar una venta al New York Times o a Axios, algo de utilidad saldrá de él.

The Muffin por Mauricio Cabrera
Comprobado: suscripciones no salvarán a los medios
Storybakers: Sandro Pozzi fue críptico en The Coffee: las suscripciones no van a salvar a los medios. “No vamos a vivir de suscripciones de un dólar”. Días después, con esa conversación en el recuerdo e inmortalizada a través del podcast, el mayor aliciente que los periodistas deportivos encuentran para pensar que el buque del long-form y la obsesividad…
Read more

Barstool es un colectivo, tiene su propio sportsbook, vende su propio vodka, es una de las productoras de podcasts más relevantes de Estados Unidos y transmite peleas de box amateur en modalidad de pago por evento.

Está valuado en 450 millones de dólares. Y contando…

Nació como un periódico impreso con consejos sobre apuestas y póker.

Dave Portnoy, su fundador, es hoy un referente entre los republicanos.

Algunos hasta lo ponen como el próximo candidato a la presidencia de Estados Unidos

No son políticamente correctos, se pelean a muerte con ESPN.

Pero tienen una enorme comunidad (que no audiencia) que los respalda.

The Muffin por Mauricio Cabrera
El multiverso de los nuevos medios deportivos
Storybakers: Tenemos que hablar de SEO. De la necesidad de entenderlo, de crear una estrategia y de mantenernos atentos a todos los cambios que se orquestan en Google y que se reflejan en la distribución de nuestros contenidos. Pero también tenemos que hablar de la relevancia que le damos, de la forma en que podemos resignificarlo para que sea la gran p…
Read more

Front Office Sports cubre el negocio deportivo en toda su amplitud.

Sí pensado para directivos de instituciones deportivas, pero también para el anunciante que pudiera interesarse en él.

O para el especialista en entretenimiento que quiere transformar el deporte.

Adam White, su fundador, lo inició cuando aún era un estudiante universitario.

Pagó 40 dólares por su primer logo.

Su punto de quiebre fue una lista muy parecida a las de las revistas de sociales: Rising 25 Awards (los menores de 25 que prometían transformar la industria)

Tiene franquicias como “Best Employers in Sports” .

Seleccionaron un “nicho” que mueve 614 mil millones de dólares.

Y sin tener que vivir obsesionados por la cancha, por las estrategias, por el estilo de juego o por las lesiones de los jugadores.


Los tres tienen un propósito claro.

Y por ende una comunidad específica.

Las tres invierten en ellos.

La de The Athletic pagando suscripciones. La de Barstool comprando productos o pagando por eventos. La de Front Office Sports pagando por publicidad e inteligencia.

Los tres fueron disruptores.

No surgieron de los medios deportivos de Webs anteriores.

Un día fueron un medio mínimo viable.

Crecieron al ritmo que su comunidad les marcaba y les sigue marcando.

No priorizan el algoritmo ni la viralidad desenfocada.

Salvo The Athletic, ni Barstool ni FOS han necesitado periodistas.

A The Athletic le funciona el texto por obsesivo y detallado.

No las notas informativas que cualquiera puede replicar.

Front Office Sports genera contenido especializado, distinto al del resto.

Barstool es más de audio, video y experiencias.

En resumen, no se parecen en nada a lo que entendemos hoy por medios deportivos.


¿Qué está pasando con los medios deportivos en español?

La mayoría vive obsesionada con la internacionalización que se ofrece desde la optimización de buscadores.

Es válido como negocio para jugadores de la Web 1.0 que así pisan terrenos desconocidos con ingresos asegurados.

Lo hace el Comercio de Perú con Depor.com, lo hace Marca, lo hace As, y lo hace Futbol Sites de Playmaker con sus múltiples sitios.

Los rankings de Comscore dan cuenta de ello.

Pero esos ejercicios no construyen comunidad, centro y principal razón de ser de los medios que triunfarán en la Web 3.0

Canales de YouTube como Cracks, con más de 7 millones de suscriptores entre sus distintas propiedades, o colectivos como La Gambeta, el medio deportivo mexicano más seguido en TikTok con 1.7 millones de seguidores, tienen esa comunidad.

Pero no la capitalizan con activaciones, productos y producciones que los lleven un paso más allá.

Los medios deportivos tradicionales tendrían que entender que no todo tiene que ir bajo su marca.

Que se puede y se debe invertir en nuevos jugadores, manteniendo su esencia y ayudando a que consoliden sus múltiples oportunidades de negocio.

Ya lo hizo el Financial Times respaldando a Sifted, plataforma que cubre el mundo emprendedor en Europa.

Hoy tiene el 17% de acciones de la compañía, un asiento en el board y una plataforma que, aún en los negocios, le permite tener presencia en un nicho que requiere máxima especialización.

Ya lo hizo Insider adquiriendo Morning Brew.

Y también lo hizo Bleacher comprando House of Highlights.

¿Qué falta entonces para que los grandes medios deportivos comprendan que sus marcas por cómo fueron construidas quizás no son las más adecuadas para adaptarse a lo que en verdad requiere la nueva era?


Los esfuerzos de Marca y As por meter los pies a la nueva economía de medios y creadores

Que Marca y As estén buscando consolidar su marca ante nuevas tendencias es de aplaudirse.

Ambos, pese a ser legacy media, cuando menos han pisado terrenos que les eran desconocidos.

Marca reinterpretando la portada de la Copa del Mundo ganada por España en Sudáfrica 2010 para convertirla en una colección subastada como NFT.

La colección, creada por el criptoartista Javier Arrés, incluía además la narración original del gol de Andrés Iniesta en Radio Marca.

La subasta concluyó con la venta de la portada por 12 mil 800 dólares.

Pero lo más relevante es que una propiedad tradicional se atreviera a jugar con el futuro.

Ahora falta que su producto, la aproximación que tiene con su audiencia y las futuras implementaciones que se requieren estén a la altura para que su presencia no se limite la de que sus portadas sean objeto del deseo para coleccionistas.

As también quiere su parte de futuro que ya es presente. Lo ha hecho lanzando As Audio en junio de este año.

Sobre la categoría pesan muchos estigmas.

Se habla de que el deporte está tan presente en radio y tv que no se le necesita en formato podcast.

Hasta la fecha no se ha producido un show que se salga de la norma.

Muchos van de polémica, de conversación, de análisis y de fanatismo.

Que As busque reventar esa inercia es positivo para todos.

De encontrar la llave, habrá nuevas esperanzas para periodistas y medios deportivos.

Mientras tanto hemos de seguirnos preguntando cómo se renovarán los medios deportivos de siempre, cómo apoyarán a los nuevos y de dónde surgirán estos.

El futuro es blockchain, es el fanático teniendo ownership de los proyectos, es Twitch, es la Web 3.0 y es el metaverso

Pero lo que urge son los esenciales de siempre: el propósito, la construcción de verdaderas comunidades, la selección de modelos de negocio alineados a los intereses de las audiencias.

Los medios deportivos desde ahí han estado mal.

Si queremos dar un salto al futuro, la plática debe ir más allá de algoritmos y venta publicitaria…