El newsletter argentino que demuestra el caso de los mil fans verdaderos

Con ustedes, Valentín Muro y El Club de la Curiosidad + Cómo Funcionan las Cosas

Storybakers

Hoy tenemos un verdadero caso de éxito de la Creator Economy que existe desde antes de que se popularizara el término. Se trata de un newsletter y ecosistema de contenidos que precede el boom de Substack y demás plataformas, basado en la intimidad entre un creador y su audiencia.

Por supuesto, el medio idóneo ha sido el invencible ante algoritmos - el correo electrónico- y el formato es el otro gran campeón del internet - el texto -.

Se trata de Cómo Funcionan las cosas, de Valentín Muro, que lo define como “un newsletter semanal que cruza filosofía, ciencia, historia y literatura”. Existe desde 2017 y lo más interesante viene por su forma de monetizar y permitir una verdadera interacción entre el creador y sus lectores: por medio de El Club de la Curiosidad.

Dicho club, es un un sistema de membresías donde lo menos importante es el andamiaje tecnológico o plataforma de pago, sino la creación de un sentido de comunidad alrededor de la curiosidad y la manera en qué funciona el mundo.

Con casi 15 mil miembros abonados en total (ya sean gratuitos o de pago), la plataforma de Valentín le permite sostenerse mes a mes e incluso bromea con que “El Club de la curiosidad en gran parte existe para financiar que yo pueda sentarme horas y horas a responder mails”.

Para conocer las lecciones de esta jornada, qué sería el sueño de bastantes creadores individuales, charlamos con Valentín.

A continuación lo que aprendimos.


Investigar con responsabilidad, sin ser periodista de carrera

Valentín nos compartió que si bien estudió Filosofía y ha trabajado también en el área de Educación, su acercamiento a los contenidos se dio en paralelo a su trabajo como Director Creativo y bajo el trasfondo de su pasado como programador especializado en WordPress.

Todo este conjunto de habilidades técnicas y creativas fue esencial para el momento en que decidió apostarlo todo por su escritura, bajo el precepto de que existe gente afín a su modo de investigar y relatar las cosas.

Surge en Abril del 2017 porque quería empezar a incorporar cierta regularidad a mi escritura, en los blogs nadie nos obliga ni lo estamos esperando, si lo hacemos por correo hay una expectativa. Lo que me generó fue ese hábito y me permitió mi idea inicial era encontrar un grupo de personas que quisieran leerme, escribir de lo que fuera.

Tengo una carrera muy difícil de simplificar porque hice muchas cosas muy distintas en mi vida. De la adolescencia hasta los 25 trabajé como programador, vinculado en la industria de la tecnología y ahí comencé a querer trabajar en cuestiones más del orden conceptual que de práctico.

Mi formación académica fue en Filosofía, y me interesa mucho la Inteligencia Artificial, trabajé en torno a eso. En paralelo tengo una carrera en Educación desde 2012 estuve involucrado en proyectos de educación y tecnología, ahí entra algo esencial para mi formación, estudiar la ética y valores de la cultura hacker. Usar eso entornos inesperados como gobierno, educación, lo que sea.

En Story Baker supimos del caso de Valentín y Cómo Funcionan las Cosas, editado desde Buenos Aires (Argentina), por una denuncia en Twitter que causó ruido: MailChimp, la plataforma de correos, suspendió su cuenta temporalmente por error.

El asunto era realmente grave ya que su lista completa es de casi 15 mil suscriptores y aunque la plataforma le permitía migrar a otro servicio, había una cuestión muy particular al caso de El Club de la Curiosidad -la parte monetizable del proyecto-: los correos aprovechan las capacidades del servicio para ser personalizados según variables y eso no es tan sencillo de exportar.

Estoy buscando otra plataforma que cuide más a sus usuarios. Es difícil, el uso de MailChimp en mis correos y cambia según cada persona según ciertas variables, es difícil de migrar a otra plataforma. Lo que sí es que tal vez dejaré de depender de MailChimp para ciertas funciones como distribución de ciertos contenidos. Puede que haga una plataforma de contenidos para el Club de la Curiosidad para que las personas que tienen una membresía puedan acceder a correos anteriores o contenidos exclusivos.


¡Únete a los grupos de Story Baker!

La Creator Economy: ligas, historias y conversaciones sobre la economía de los creadores

Cheat Media Links and Talks: todo lo que tienes que saber de la industria sin tener que buscarlo

La Podcastería: el punto de reunión para los obsesivos del audio


Un envío de 1,500 palabras es más de media semana de trabajo

El concepto de Valentín va alrededor de la curiosidad y la investigación, así como el rigor de llegar a fondo “incluso en lo más insignificante”.

Y es que Cómo Funcionan las Cosas tiene una misión en el fondo: develar la ilusión del conocimiento. “Pensamos que sabemos pero en realidad no conocemos nada”.

Para lograrlo, comienza una curaduría de temas y un proceso de días:

Mi rutina diaria es compleja, no tengo bien marcada. Para envíos de correos lo divido en dos o tres días. Reúno sugerencias de temas de las personas o pienso alguno, dedico 20 minutos a ver si un tema tiene varias puntas para investigar o descarto el tema.

Ya elegido son 20 o 30 horas de leer fuentes o artículos, hasta que considero que tengo buena cantidad de ideas o conceptos para explorar, luego son 50 o 10 horas para redactar mis correos que a lo mucho tienen 1,500 palabras.

Eso me permite por ejemplo seguir y cruzar historias de la ciencia, filosofía, música, cine. No tengo ninguna restricción de temas. Puedo usar desde una referencia en una canción hasta evidencia científica reciente.

El principal ingreso se dio de manera fortuita. En mayo del 2019 el ingreso que tenía por mi newsletter pasó a ser el mismo que tenía por un trabajo de oficina donde hacía Dirección Creativa, decidí renunciar para dedicarme a la escritura y poner todas mis fichas en mi escritura.

Entonces mi vida gira alrededor de eso. Cuido a mis suscriptores con beneficios como envíos por correo electrónico y hasta en correo postal.

Para organizarse, el setup de Valentín es bastante parecido al de varios periodistas: Pocket para administrar lecturas y ligas, Google Play Books o Kindles para el consumo de material de consulta, MailChimp para el envío de correos y un editor de texto básico para redactar.


El Club de la Curiosidad

Aunque usa Patreon para monetizar, en realidad Valentín lo tiene más como una pasarela de pago que como una plataforma donde aproveche las capacidades, porque al final dicha lista de miembros vuelve a ser administrada por su sistema para enviar los correos.

Todo, en busca de cierta intimidad que -dice- sólo se puede tener en la bandeja de entrada.

Dice sobre aquellos que pagan por su escritura mes a mes (desde 1 dólar):

En varios meses, empecé a generar contenidos para dichas personas, no necesariamente en exclusividad o dejar personas afuera, sino que las personas que pagan todos los meses tienen cierto interés en lo que pueda contar. Eso me da cierta intimidad para contar ciertos cosas, y es un deseo si así lo quieres decir, para ir en contra de la soledad.

Eso me puso en un lugar de ser una persona bastante visible que tiene un proyecto que se sustenta en los aportes voluntarios de las personas que lo consumen. Eso motivó a otras personas para su propio esquema, y también trabajo como consultor para medios u otras personas en búsqueda de financiamiento masivo voluntario para sus proyectos.

La métrica más relevante, más allá de los casi 15 mil suscriptores (14,700 para ser precisos) es la tasa de apertura. Nos comparte el creador que hoy está en poco más del 50% y que bien podría tener 27 mil suscriptores, pero él mismo aprovecha MailChimp para descartar suscriptores que no abren sus correos para tener dicha tasa alta. De hecho, en un nivel bastante sano para la industria.

Como dato al margen, nos explicó que toda esta experiencia le ha permitido dar asesoría a medios individuos en busca de monetizar colectivamente desde la audiencia y que realiza un producto en correo (junto a su socio Axel Marazzi) para el Banco Interamericano de Desarrollo.

Al preguntarle sobre el total de miembros pagos, Valentín guardó algo de reserva pero nos aseguró que el newsletter le permite vivir mes a mes. Por lo mismo, el susto de MailChimp fue trascendental para buscar otras alternativas, especialmente para El Club de la Curiosidad.

Lo cierto, es que Valentín es un caso de éxito en la Creator Economy, y cierra diciéndonos que “mi meta es tener los mil fans verdaderos”.


Bonus

Para Valentín, y el peculiar camino de los curiosos, un proyecto así es una especie de revancha:

Mi vida es mi newsletter. Me gusta decir qué es como mi revancha. Siempre me costó mucho entender cómo funcionaban las cosas desde niño, eso generalmente se paga muy caro y genera muchos problemas no entender y lo que logré hacer de mi newsletter y de mi vida fue una carrera entorno a tratar de entender