Google lanza AMP Stories

Lo que no quiere Facebook lo piensa recuperar Google. El gigante tecnológico vivió una de sus semanas de máxima gloria al anunciar el lanzamiento de AMP Stories, que no es otra cosa que la réplica de los formatos ya disponibles en Snapchat, Instagram, Facebook y WhatsApp, pensada para seguir atrapando la atención de los publishers.

Sin embargo, la versión de Google ofrecerá la ventaja de aparecer como resultado en la búsqueda de Google, la de llevar las Stories directo a tu sitio y la de poder trabajar sobre un código abierto.

El lanzamiento de AMP Stories se percibe como una mala noticia para Snapchat, que hace unas semanas anunciara la posibilidad de compartir Stories para ser consumidas en su sitio web.

“Cuando lanzamos Google AMP (Google Acelerated Mobile Pages) hace dos años, fue una experiencia basada en tecnología, no una experiencia creativa. Nuestra misión fue mejorar el rendimiento alrededor de un formato tradicional. Ahora estamos trayendo contenido rico visualmente a AMP gracias a AMP Stories”, dijo Rudy Galfi, product manager de AMP.

En México se espera que la presentación oficial se realice el 22 de febrero, fecha en que Google ha girado una invitación para presentar un “nuevo formato inversivo”.

Si quieres pedir acceso a AMP Stories, hazlo aquí.

Vista este link para conocer ejemplos de Stories desarrollados por medios como CNN, Hearst, Mashable, Mic, Vox Media, The Washington Post y Wired

Google, líder en generación de visitas

Google vuelve a ser la alternativa. A la fecha, más de 31 millones de sitios están usando AMP, lo que representa un 25% de crecimiento con respecto al número de websites que estaban inscritos en octubre del año pasado.

Mientras Google refirió 40% más tráfico a los publishers durante la primera semana de febrero que lo que generó durante enero del año pasado, Facebook envió 200 millones menos, lo que representa un decremento del 20%.

Estos resultados, sumados a la agresiva estrategia de AMP Stories como resultado en búsquedas, coloca a Google como la opción lógica tras el desaire de Facebook, que incluso reconoció la necesidad de ser más transparente en las expectativas de los proyectos que presenta a los publishers.