Insiders vs periodistas

Los escritores que están sustituyendo a los periodistas

Storybakers:

He tenido una muy buena plática sobre innovación en medios con Miquel Pellicer, periodista español especializado en el futuro de los medios que ha trabajado, entre otros lugares, en el área de desarrollo de contenidos del Futbol Club Barcelona, además de asesorar a múltiples empresas a nivel mundial respecto al modo en que pueden aterrizar sus estrategias para desarrollar contenido.

Con Miquel hablo de lo que ofrecerá blockchain para la industria de los medios, de la importancia de recordar el valor unitario de lo que hacemos y de la urgencia, como lo decía ayer, de abrazar modelos de negocio que disfrutemos, que nos permitan ampliar la concepción de lo que somos en vez de comprimirla.

Los invito a escuchar este episodio

Por cierto, aprovecho también para compartirles este hilo que hice sobre la polémica surgida en México respecto a los principales inversionistas de Latinus, medio mexicano que a poco más de un año de su creación se ha convertido en el gran referente de la oposición en el país. Ahí explico por qué, desde mi perspectiva, la industria tiene mucho que aprenderle sobre creación de producto y posicionamiento.

Escuchar a Miquel Pellicer


Por tierra, por aire y por agua. O lo que es lo mismo, por video, por audio y por texto. La transformación digital sigue poniendo en apuros a los medios de comunicación. Cuando no es por los influencers que atrapan a las grandes audiencias o por las tecnológicas que se encargan de comoditizar el valor del contenido, es a partir del abrazo masivo a expertos de distintas industrias (Insiders) para que sean estos y no los periodistas los que cuenten a detalle lo que está ocurriendo en un sector particular.

Si de por sí la idea del creador de contenidos con millones de reproducciones a partir de la publicación de cualquier material, fuera o no periodístico, representaba un dolor de cabeza para el ego y para la propia valoración del medio/periodista, el golpe se hace aún más contundente cuando el embate no se recibe desde la parafernalia del video y la informalidad, sino desde la palabra escrita a detalle, con profundidad, repleta de insights de difícil acceso para cualquier docto en periodismo mas no en la temática que está cubriendo.

Para pisar terreno común, un Insider es un experto/influencer de una industria particular, de la que forma o ha formado parte, y en la que cuenta con acceso a insights, herramientas y metodologías de las que se carece cuando no has sido parte activa de ella. René Lankenau, con Whitepaper, es un hombre de negocios regio que hoy escribe sobre empresas regias. Es, por tanto, un Insider. Yo, a través de este newsletter sobre medios, soy un insider dado que me he dedicado a la creación de contenido individual y corporativo desde el 2002.


¿Qué provoca el boom de los Insiders?

A continuación los puntos clave para comprender que medios, plataformas y organizaciones estén abrazando a insiders como los nuevos creadores de contenido por excelencia para un sector/nicho particular.

-Democratización de plataformas: si bien es importante conocer las estructuras más efectivas para contar una historia y las metodologías a seguir para realizar, por ejemplo, una buena entrevista, la verdadera exclusividad de la que gozaban los periodistas era la de la distribución. Ellos, a través de los medios en que trabajaban, tenían el único acceso para masificar su mensaje ya fuera por medio de una señal de televisión, de una emisora de radio, de un impreso o hasta de un sitio web en la época en que aún no se masificaba la idea del periodismo independiente o, mejor dicho, de la publicación independiente.

Esa realidad ha quedado quebrada para siempre. Hoy cualquiera es capaz de publicar y de construir su propia audiencia. El gran muro ha sido derribado. Y no volverá jamás, como atestigua el levantamiento de inversión de 65 millones de dólares que Substack ha levantado para llevar la valuación de la compañía a alrededor de 650 millones de dólares.

-El generalismo de los medios: si de por sí un periodista se encuentra en franca desventaja ante una persona experimentada de una industria por los años académicos y de actividad laboral que acompañan a uno y no a otro, resulta aún más complicado para el periodista hacerse del conocimiento suficiente cuando en sus asignaciones diarias se le orilla al generalismo, ya sea con saltos múltiples a distintas categorías (deportes, entretenimiento, política, información general) o incluso en el mismo sector, donde no es lo mismo cubrir negocios desde la óptica de las grandes corporaciones de un país que desde la perspectiva del Big Tech o la del ecosistema emprendedor. Mientras los periodistas, sobre todo en los medios en español, saltan de una temática a otra según se los exijan, los insiders viven respirando y sudando su industria.

El generalismo, vale decirlo, no ocurre solo desde el ámbito editorial sino también desde el terreno comercial, donde las fuerzas de ventas carecen de la visión e interés necesarios para ampliar su catálogo de clientes y entender que la monetización de nichos requiere una especialización en todos los ámbitos.

Ante la falta de presencia en los medios, las industrias han atravesado ese muro que no existe más para crearse sus propios espacios.

-Modelo de alcance sobre calidad: cuando optas por el alcance como la forma habitual de sustentar tu medio de comunicación es natural que la consecuencia sea que los sectores más calificados busquen sus propios espacios, donde a los lectores sí se les coloque en primer lugar y dónde se abandone la heterogeneidad de mensajes e intereses para entrar a una fórmula mucho más homogénea en la que se entiende de qué va un medio, a quién le habla y qué tipo de conversaciones se pueden generar al interior de una comunidad.

El foco en la calidad tanto de producto como de audiencia termina generando un ecosistema de lealtad mucho mayor que el del abrazo a la visita a costa de lo que sea. Los proyectos que anteponen su propósito y la agregación de valor para sus lectores harán negocio acompañados del interés de su audiencia; los que anteponen la monetización a la calidad del producto y a la agregación de valor para sus lectores (en realidad usuarios dado que a duras penas pasan unos cuantos segundos dentro del sitio) harán negocio a costa de ellos.

-El individuo pesa más que el corporativismo: desde que los influencers se convirtieron en empresas vivientes, la gente se ha habituado a abrazar a las marcas personales por encima de las corporativas. Hace unos días, Evan Williams coincidió en esa conclusión al cerrar las publicaciones que costeaba Medium como esfuerzo para atraer usuarios que se convirtieran en suscriptores.

Mientras la mayoría de los medios ha optado por ocultar lo más posible el protagonismo de sus equipos, quienes abrazan el self-publishing cuentan con un aparador constante que se alimenta de su propia capacidad de comunicarse con la audiencia que ha construido.

A este respecto, he escrito sobre el rol que como plataformas deberán generar los medios para abrazar a estos insiders o periodistas independientes bajo el modelo Media to Journalist, M2C.

-La negatividad de los medios: frente a los medios, es habitual que las industrias o se sientan ignoradas o se sienten golpeadas, o incluso una mezcla de ambas, porque en esa agenda generalista con que se manejan los publishers es habitual que no se escriba de un sector específico más que cuando ha ocurrido un escándalo o se ha producido alguna historia, habitualmente negativa, que consignar respecto a alguna empresa o persona involucrada en ese rubro.

El approach de los medios hacia los nichos suele considerarse un tanto oportunista, escaso de análisis y de valor. No es gratuito que desde distintas instituciones se llame al periodismo positivo o al periodismo constructivo, donde la intención es sumar en vez de destruir.

Las grandes industrias no tienen reparo en considerar la inversión en medios propios como una forma de ganar legitimidad y de edificar una estrategia de marketing apalancada de la reputación de especialistas que trabajen para ellas. En Andreessen Horowitz han sido muy claros al respecto y preparan la construcción de todo un ecosistema de medios para contar su versión frente a los que consideran ataques programados de los medios hacia todo lo que tenga que ver con Silicon Valley. Ahí ocurrirá, incluso ocurre ahora mismo, el conflicto entre periodistas e insiders.

-Falta de confianza en los medios: una imagen vale más que mil palabras.


Si están interesados en ser insiders, cuéntenme cuál es su plan y qué dudas tienen en el camino para lograrlo. La colaboración es clave para que crezca el ecosistema de creadores de contenido de alto valor para las audiencias. Escríbanme a maca@storybaker.co :)

Wired lanza programa para no periodistas (insiders) especializados en tecnología, innovación y grandes problemáticas sociales

Si Forbes había dado el paso con su programa de newsletters bajo suscripción en el que comparte ingresos con sus colaboradores (periodistas o insiders por igual) y Andreessen Horowitz ha sido público sobre sus reproches al periodismo, Wired ha dado un paso más allá para abrazar a los insiders a través de la Wired Resilience Residency.

¿Qué es el Wired Resilience Residency?

-Una iniciativa en la que Wired llama a insiders que han vivido en carne propia las grandes transformaciones de sus industrias a partir de la aparición de la pandemia.

-Wired es claro al asegurar que se trata de “una oportunidad única para no periodistas de contar historias poderosas de sus cambiantes sectores y así detonar conversaciones acerca del futuro

-La iniciativa tendrá una duración de seis meses, comenzando en junio, tiempo en el que aquellas personas que sean elegidas recibirán la metodología e insights de trabajo del equipo editorial de Wired para detonar historias en múltiples formatos: texto, podcasts, ensayos fotográficos, visualización de datos, videos, y experimentos sociales, entre otros.

-La iniciativa de Wired se encuentra respaldada por Microsoft, cuyo apoyo fundamenta los 24 mil dólares que recibirá cada uno de los residentes que serán parte del programa.

-Si hablamos de disrupción, vale decir que Wired exige experiencia probada en un campo, pero no un título académico que avale el conocimiento de quienes apliquen.

Hace unos días les compartí que El Debate de México ha lanzado también su propio llamado a creadores de contenido de todo tipo (no solo periodistas) para experimentar modelos de negocio que habiliten por un lado la presencia de nuevos insiders en el mercado y por el otro le permitan ampliar a El Debate su cobertura de distintos sectores.