La falacia del internet post-texto

¿Por qué el texto es el formato invencible del internet?

Storybakers

Hay dos verdades dentro de la creación de contenidos en internet. La primera es que siempre se buscará aquella tendencia que -supuestamente- vuelva obsoleto al texto, a favor de una nueva tecnología usualmente relacionada con mejores ganancias de publicidad programática.

La segunda es que el texto siempre prevalecerá, dentro de las formas actuales de consumo, como la forma más práctica, sencilla y líder en cuanto a creación de contenido.

A algunas marcas, inversionistas y tecnológicas les convendría matar al texto. Como cereza en el pastel, lo ideal para dichos actantes sería eliminar la auto publicación sin plataformas valladas y la misma web libre.

La realidad es que el texto es invencible y la misma web abierta (aquella a la que entras por el navegador, independiente de plataformas) sigue fuerte en 2021.

El texto es imposible de asesinar. Es más: no existe el internet post-texto.

Te explicamos algunos casos prácticos y qué podemos aprender a futuro, para prevenir caer en apuestas estériles como creadores de contenido.

¡Únete a los grupos de Story Baker!

La Creator Economy: ligas, historias y conversaciones sobre la economía de los creadores

Cheat Media Links and Talks: todo lo que tienes que saber de la industria sin tener que buscarlo

La Podcastería: el punto de reunión para los obsesivos del audio


El texto en la web abierta y su supremacía tienen un análogo: los libros

Mientras las revistas y periódicos mueren poco a poco a favor de -irónicamente- compartir texto desechable con rapidez desde la web, los libros impresos siguen fuertes a nivel comercial y de caché.

Hace unas semanas hablábamos del caso de Delia Cai, una estrella de los newsletters que incluso fue destacada por Substack como caso de éxito, y cómo ha dejado en segundo plano aquello que la hizo despegar (su newsletter) a favor de un contrato para publicar un libro y además un trabajo dentro de una de las marcas más poderosas del publishing: Vanity Fair.

The Muffin por Mauricio Cabrera
¿Creator Economy o Mientras Me empleo Economy?
Storybakers, Crear contenido, ya fuera de una manera artística para la autoexpresión o con interés comercial para un tercero, era una cuestión de privilegio en dos vías inherentemente ligadas a lo económico: Cultural: consumo de influencias y referencias para la creación de otros productos en contenido. Un músico podía generar canciones de mayor vanguardi……
Read more

Es decir, estamos en un caso de éxito de una autora primordialmente de texto, nacida en digital y que incluso ve más valor para su carrera en un título legacy (Vanity Fair) y la forma de expresión editorial más de antaño: un libro.

Su majestad, la lectura en navegador…y en papel

Han sobrado intentos por modernizar una experiencia glossy de lectura de largo aliento por medio de apps de iPad que nunca acabaron de cuajar y/o experiencias innovadoras en la web que han tomado un lugar secundario ante la vieja experiencia de leer por medio de slides o el viejo hilo de texto plano contra un fondo de contraste.

Aunque pueden existir un puñado de razones románticas para explicar el atractivo eterno de los libros de papel, como este ensayo de The Guardian que habla de ellos como una forma de arte en sí mismos, son buen análogo a la eterna practicidad de leer en el navegador como ha sido la costumbre desde hace más de tres décadas: con scroll.

Incluso, TikTok mismo es reminiscente de esta experiencia al ser una fuente inagotable de pull to refresh o el acto de desplazar hacia arriba el contenido viejo para consumir más, como el hecho de pasar de un párrafo a otros con el ratón en un PDF o documento de Word desde que usábamos Windows 95, experiencia desconocida para la Generación Zeta.

Es más, el mero hecho de usar TikTok deriva en una especie de app de lectura ya que bastantes creadores dependen de una gran cantidad de captions o apoyos en texto para dar a entender sus bromas o argumentos, o bien existen quienes diseñan sus clips para ser disfrutados sin audio.

The Muffin por Mauricio Cabrera
El estudiante mexicano que superó a Tasty a nivel mundial en TikTok
Storybakers: La narrativa común en nuestros más recientes casos de estudio es que los medios de comunicación convencionales usualmente no ven a futuro, buscan soluciones simples a problemas complejos y usualmente la Creator Economy resulta un camino más lucrativo y satisfactorio para los profesionales del contenido…
Read more

Hay quien podría argumentar que TikTok para aprender es una peor experiencia que leer un posteo dentro de Facebook, un blog o un hilo en Twitter. Probablemente estén en lo correcto, pero es una muestra de que el atractivo de los infames slides que llevaron a la cima a Business Insider siempre estuvieron por la ruta correcta: la gente busca leer, pero no todos de la manera convencional.


El eterno perdedor contra el texto: el vídeo

No van ni cinco años de los estragos del desastroso primer pivot to video en los medios de comunicación, motivado por Facebook, y algunos insiders advierten una tendencia peligrosa con el movimiento de VICE Media en el que ha despedido periodistas de texto para enfocarse en vídeo corto.

The Muffin por Mauricio Cabrera
Así es como Politico superó a VICE en la carrera de los nativos digitales: siendo aburrido
Storybakers: Si existiera un momento definitivo para el estado actual de los medios digitales, sería la graduación de toda una generación: el día que BuzzFeed se volvió una compañía pública con su salida a la bolsa y eventual fusión con Complex. De cualquier modo, dicha madurez también fue el heraldo del final de los días de grandes empresas de medios co……
Read more

Si el primer pivot to video fue impulsado por el éxito temprano de los creadores en YouTube con vlogs convencionales y una mezcla entre vídeos tipo Playground de pietaje de stock con texto encima, este segundo aire está seducido por el éxito de TikTokers e influencers de formato Stories.

Tanto así que VICE ha invertido en su propia app de edición vídeo para consumo interno en vista de que cada editor sea capaz de generar Stories y TikToks.

Al final son una peor y más tardada forma de lectura que los viejos párrafos en un navegador, pero cuentan con la preferencia actual de las audiencias.,

The Muffin por Mauricio Cabrera
La fórmula secreta de Vice para triunfar en Stories
Storybakers: En esta ocasión tenemos dos temas principales. Uno alrededor de creadores e influencers; otro sobre los growing pains de un legacy media digital. Además, varias lecturas para el insomnio y -como siempre- insights de interés. ¡Disfruten…
Read more

En un ensayo anterior contábamos que algunos analistas indican que es improbable que un creador con capacidad para generar hits virales se quede en VICE (o cualquier corporación) cuando su barrera de entrada para hacerse de un nombre y dinero está a poca distancia gracias a las plataformas.

Lo mismo sucede con los creadores de texto, apenas volteados a ver en medio del movimiento de La Creator Economy, y con un formato todavía más viejo que la autopublicación en blogs: los newsletters.


Todo es cíclico: volvemos al newsletter

Si bien la voz editorial de los dosmiles fue definida por jóvenes escritores y/o outsiders sin los canales tradicionales de expresión, el peor pecado de los blogs fue la falta de un andamiaje comercial programático que permitiera a un autor con mil fans leales monetizar de manera sencilla.

Los newsletters, ya sean Substack o Revue, son atractivos y construyen desde el mismo concepto de los blogs (autoexpresión escalable, por más personal y de nicho que sea) pero caen en tener su momento en 2021 gracias a una narrativa similar a la de los youtubers: puedes vivir de tu arte.

¿Cómo? Casos como el mencionado de Delia Cai, que comercializaba menciones artesanalmente al mismo tiempo que activó suscripciones por medio de Substack, que incluso sirven de ejemplo del newsletter como impulsor de una marca personal.

Incluso, cooperativas de autores de texto como Discourse Blog o Defector, que han logrado ingresos sustentables al básicamente ofrecer los mismos blogs/tabloides de antaño, pero bajo el disfraz de mega newsletters colectivas.

Crear en vídeo vía YouTube ha demostrado ser muy redituable pero cada vez más cooptado por creadores con grandes presupuestos sin dejar de ser nativos de la plataforma, y del otro lado TikTok ofrece millones de seguidores al alcance de un vídeo viral pero sin una ruta clara para volverlo un negocio sostenible.

Sin embargo, ese sleeper que es el texto surge como el estandarte de una clase media de creadores y gracias a algo tan poco innovador o legacy como un newsletter.

¿Acaso no es señal de lo invencible del texto?

(O de la falacia del internet post-texto)


El cambio de era que viven los medios, cronicado en Panmedials

En Panmedials, los medios de la pandemia, Mauricio Cabrera explora la revolución alrededor de creadores y contenido que ha cambiado la relación de los medios con los profesionales.

Adquiere aquí la versión física e impresa de Panmedials.