La tuitnovela nace, crece, se reproduce... ¿y muere?

THE MUFFIN 15

Puede ser el comienzo de un género o una tendencia más de las muchas que expiran. Pero a Manuel Bartual, dibujante, diseñador y director de cine, un centenar de tuits le cambiaron la vida.

Bueno, eso si es que podemos hablar de un cambio de vida cuando en cuestión de días pasas de 17 mil a 424 mil seguidores en Twitter. Y todo por una tuitnovela de sus vacaciones que lo ha lanzado al estrellato.

“Esta tarde estaba leyendo en la terraza de mi habitación cuando he escuchado que la puerta se abría. Y a este viaje he venido solo”, escribió el 21 de agostopara detonar una historia que acabó convirtiéndose en trending topic mundial en un par de ocasiones.

Su éxito no fue inmediato. Para lograr que su historia, compuesta tanto de tuits con texto, como de imágenes y videos, se hiciera viral, tuvo que esperar cien tuits y tres días. Lo que siguió fue éxito puro.

DE LA VIRALIDAD A LA ACLARACIÓN, OTRA VEZ LOS HECHOS FALSOS

Manuel sostuvo el suspenso hasta este sábado por la noche. Al amanecer aclaró que todo lo hizo por diversión. Que ni siquiera se hospedó en el hotel que es escenario central de la historia y que sus días recientes han sido placenteros en compañía de su novia y su hijo, que incluso ha sido responsable de varias de las fotos.

Como si de un bestseller se tratara, la historia de Bartual se tradujo al inglés, al portugués, al japonés e incluso hubo audiodescripciones para que los invidentes pudieran entender el mame que cautivó Internet.

La de Bartual ha sido la del verdadero éxito, pero algo parecido había hecho Adam Ellis, colaborador de Buzzfeed, relatando en su cuenta de Twitter cómo lidiaba con el embrujo de la casa en que vive.

Su alcance no fue menor. Playground realizó un video contando el caso que se detonó a partir de un críptico mensaje: “Creo que hay algo detrás de la puerta”.

Tres días después de publicado, el video registra 2.2 millones de reproducciones y ha sido compartido más de 14 mil veces.

Para Twitter han sido días positivos. Entre la caída de FB e Instagram y las tuitnovelas, ha ganado protagonismo. Queda pendiente descubrir si este formato se consolida o si, como yo presiento, acabara convertido en bromas y saturación, porque no han faltado los que han querido hacerse de fama a partir de la parodia. Se sabe, ahora todo acaba en un chiste.