La vida de un medio sin sus fundadores: La historia de Vox.com

Son los denominados growing pains. Luego de que la década pasada, al menos en el mercado norteamericano de los medios, fuera definida por emprendimientos que estuvieron intimamente ligados a marcas personales, llega el momento de crecer como organizaciones.

A Vox.com ya le tocó esta semana que sus figuras editoriales más importantes, además de dos cofundadores, abandonaron el proyecto por nuevas oportunidades.

¿Qué está ocurriendo en Vox?

-Ezra Klein (cofundador, podcaster y editor-at-large) y Lauren Williams (editora en jefe y vicepresidenta) renunciaron la semana pasada.

-Klein, que los primeros años fue el líder de Vox.com antes de decidir que era mejor migrar a una posición más creativa y menos gerencial, irá al New York Times a realizar básicamente su mismo trabajo de podcaster y columnista, lo que por cierto abona al monopolio que ya anticipaba Ben Smith en su llegada al propio NYT.

-En lo que respecta a Williams, quien fuera de las primeras empleadas de Vox.com hasta lograr ser la jefa de división, emprenderá con un startup de periodismo cívico para periodistas y audiencias afroamericanas. Ella, como Klein, tenía decidida la renuncia desde hace meses, pero aguardaron al desenlace de la elección presidencial para hacerlo público.

-A estas salidas se suma la de Matthew Iglesias, cofundador de Vox, quien decidió renunciar para abrir un newsletter en Substack. Sus razones son la libertad editorial que afirma no haber tenido en Vox.com, además de discusiones públicas con colegas que no coincidían con sus posturas políticas.

El vínculo marca personal-marca mediática en contexto

-TechCrunch estaba hecho a la imagen de Michael Arrington, hasta su compra por parte de AOL, la posterior fusión operativa con el Huffington Post y el choque de estilos entre Arianna Huffington y Arrington.

-Al final, en TechCrunch lograron cierta independencia, Arrington acabó siendo despedido por cuestiones éticas y la misma Arianna dejó al HuffPost luego de varios años a control remoto.

-Recode, fundado por un equipo de periodistas ex-WSJ, tenía como cabezas a Walt Mossberg y Kara Swisher. Fueron comprados por Vox Media e integrados a The Verge, pero con las marcas separadas.

-Mientras Walt anunció su retiro al poco tiempo, Swisher triunfó exponencialmente como anfitriona de su podcast Recode Decode. La marca Recode fue diluida, integrada como sección a Vox y actualmente está en coma. Swisher, sigue con un podcast estelar en Vox (Pivot) y otro en el New York Times, junto a una columna.

-The Verge fue fundado por una docena de periodistas que no estaban de acuerdo con el manejo de Engadget por parte de AOL y su líder fue Joshua Topolsky, un emprendedor brillante pero con un carácter peculiar. Su estilo acabó por terminar su relación con Vox Media, ocupando su segundo al mando (Nilay Patel) el puesto de editor en The Verge.

-Topolsky estuvo algunos años en Bloomberg, y fundó otro medio (The Outline) que fue comprado por Bustle, donde actualmente es ejecutivo.

-Bill Simmons fue despedido de ESPN y su equipo en el legendario vertical Grantland (que mezclaba deportes y cultura pop) renunció en consecuencia, con buena parte siguiendolo a The Ringer, su nuevo proyecto multimedia con inversión de HBO. Al final triunfó como compañía de podcasts y fueron adquiridos por Spotify, con quien Simmons negoció para ser el responsable de la estrategia global de podcasts deportivos.

En México, por ejemplo, algo de la vida después de los fundadores se ha visto en las empresas de holdings de medios como Capital Digital. En entrevista para The Coffee, Jack Ades nos reveló que se están preparando para trabajar en caso de ausencias de Francisco Alanís (sopitas.com) y Eduardo Salles (Pictoline), de la misma manera que lo han hecho en Unocero luego de la salida de Javier Matuk.