Live briefings: ¿los reporteros deben dejar de tuitear?

Por qué la experiencia en vivo es la nueva obsesión de los medios

Storybakers:

La generación de contenido en masa no tiene por qué ser en detrimento de la calidad. En Colombia, Grupo Semana se ha convertido en un caso de éxito pese a los cuestionamientos que desde el gremio periodístico se hacen al nuevo modelo implementado desde que el empresario Gabriel Gilinski se hiciera del control total de la empresa.

Sobre ese modelo atípico, que combina la generación en masa de notas con periodismo de profundidad, platico con el especialista en medios Guillermo Franco, quien advierte que el rápido ascenso de Semana en materia de métricas debe ser un caso digno de estudio para la industria de los medios en Latinoamérica.

Estado actual de los medios colombianos


La baraja de opciones se incrementa para creadores de contenido y medios de comunicación. Si entre el 2014 y el 2018 parecía que lo que primaba era el desinterés por la plataforma propietaria para concentrarse en alcanzar la mayor distribución y monetización posible directamente de las redes sociales, el 2021 ha sido el año en que el owned-and-operated ha vuelto a ser una prioridad a grado tal que ese momento estelar llamado breaking news se ha reconfigurado en nivel de interés para los medios, que ahora se preguntan cómo volcarse a realizar coberturas en vivo sin que los costos sean impagables y sin que la escasa tecnología de muchos les juegue en contra.

A finales del mes pasado, les hablaba de la necesidad creciente de los publishers por ser protagonistas de ese instante en que millones de personas acuden a buscadores para encontrar el tema en tendencia. Después de todo, y aunque nos acostumbramos a dar por perdida la batalla dado que los usuarios antes que ir a un medio acuden a las redes sociales para enterarse de las noticias de última hora, tiene sentido pensar que el que es históricamente un momento cumbre para los medios, es decir, ese instante en que explota una historia y los lectores buscan información precisa sobre lo que está ocurriendo, puede volver a consolidarse como un momento preciso para que los lectores reconozcan la contribución de una publicación, para que se convenzan de ser suscriptores e incluso para que los periodistas que participan en ese cobertura puedan recibir “propinas” por parte de los lectores, lo que llevaría modelos nativos de redes y de plataformas de mecenazgo al interior de las plataformas mediáticas. Pero el contenido en vivo tiene una serie de complicaciones que a continuación desmenuzo de la mano de una plática que tuve con Claudio Cabrera, Deputy Off-Platform Director especializado en SEO del New York Times, que por cierto ha designado hace unas semanas un equipo específico para trabajar en sus experiencias en vivo.

1) Retorno de inversión: el contenido en vivo para una organización periodística representa interrogantes respecto al valor que representa asignar recursos para una cobertura en vivo en contraste con historias evergreen que presentan valor a largo plazo.

Al interior del Times, como lo podrán escuchar este lunes en The Coffee, existe un debate constante y aún sin conclusión definitiva respecto a la conveniencia o no de abrazar los live briefings aún si su creación representa disminuir el número de notas a profundidad que quedan para posteriores resultados de búsqueda y que no presentan los hechos de forma cronológica.

Para poder validar estos esfuerzos de atracción de usuarios ante la urgencia por saber un tema, resulta medular acompañar estas iniciativas en vivo de una serie de módulos que promuevan la profundidad en la navegación de los usuarios, de tal modo que la experiencia en vivo sea solo la carnada que funciona para que los lectores se sumerjan en la experiencia completa de un medio, que a través de este url va concentrando historias recientes y trabajos más depurados por parte de los reporteros y analistas que participan en la cobertura. Un live briefing es al final un proceso en construcción que se va depurando con el paso de los días.

En el Times, el uso de live briefings ha ido en ascenso, pasando de ser utilizados 200 ocasiones en 2018, a más de 400 durante 2019, de acuerdo a información de Digiday obtenida de viva voz de Mark Lacey, assistant managing editor de las experiencias en vivo del NYT.

Los cuestionamientos sobre el contenido en vivo no se producen solo al interior de los medios, incluso los creadores de contenido independientes han de debatir si el tiempo invertido en plataformas como Twitch o Clubhouse termina representando más valor que si continúan generando contenido on demand. En ambos casos, tanto desde la perspectiva del publisher como del creador, habrán de incluirse métricas que validen o no la realización de los contenidos y de las experiencias en vivo que pongan a disposición de sus audiencias.

2) Costo de adquisición: en muchos sentidos, para los medios el desarrollo de experiencias en vivo representa un costo de adquisición que tendrá que ser validado a partir de la conversión que pueda conseguir para que esos usuarios se conviertan en suscriptores.

Pese a que la cobertura en vivo ha existido desde que en los primeros años del internet comercial se promovía el minuto a minuto como una herramienta diferenciadora, lo cierto es que los medios dieron por perdida la batalla hasta que el Coronavirus hizo ver la importancia de construir sobre temas que irían evolucionando en el tiempo. A ese respecto vale recordar el extinto proyecto Circa, pionero en la generación de células noticiosas que fueran actualizando las principales novedades de un tema que se construía a lo largo de un periodo determinado. Sus fundamentos se mantienen vigentes como un camino a seguir para los medios que quieren refinar su propuesta.

Por ahora, los live briefings, o live-bloggings, despiertan especial interés en publishers con muros de pago. Desde el Philadelphia Inquirer se asegura que su formato de live-blogging duplica en efectividad para convertir a suscriptores a sus artículos estándar, aunque Claudio Cabrera me comparte que en el caso del Times las cifras aún se mantienen en debate.

3) Cambio en relación con reporteros: este punto tiene el potencial de representar un choque cultural de alto calibre al interior de las organizaciones periodísticas. La adopción de modelos en vivo por parte de los medios de comunicación coincide con la consolidación de plataformas independientes desde las que un periodista o creador de contenidos puede comunicarse con su propia audiencia, gestionarla e incluso monetizarla.

Si continúa consolidándose el regreso de los live briefings a los medios, y conforme los propios publishers sean capaces de atraer tecnología que les permita modernizar la experiencia ofrecida, será recurrente que a los periodistas se les pida que en vez de utilizar sus redes sociales o espacios personales para consignar detalles de lo que están cubriendo, lo hagan a través de la interfaz desarrollada por el medio en cuestión, lo que devolvería el protagonismo a los medios en vez de continuar dejándolo en manos del reportero que en cualquier momento puede decidir dejar un medio para emprender por cuenta propia.

Por ahora desde el Times son cautelosos en ese approach. Aseguran que no están pidiendo a los reporteros que dejen de tuitear, pero sí que contemplen que la vitrina que representa el medio puede ser más atractiva que la audiencia alcanzada por el reportero en sus cuentas personales.

4) Monetización: para lograr que la generación de live briefings no sea una costosa estrategia de adquisición de usuarios, los medios habrán de experimentar con formas diversas de monetización que validen la inversión tecnológica para en verdad ofrecer una experiencia en vivo que incluya interacción en vivo entre sus lectores y la gente que está cubriendo la noticia, seguimiento al detalle sobre información verificada, transmisión de video e incluso la apertura de rooms en audio con especialistas.

Los breakings news, como ha ocurrido siempre frente a hechos de vida o muerte, tienen debilidades naturales al momento de monetizar. Una marca no querrá ligarse a una guerra, o a un tema que pueda en cualquier momento meterla en aprietos, por lo que los publishers habrán de idear esquemas B2C que habiliten la transaccionalidad económica con los lectores y que incentiven el que estos reconozcan la aportación de las experiencias en vivo.

Los patrocinadores, por otro lado, podrán llegar en espacios que den cobertura en vivo a temas en que no se encuentran ni la política ni la seguridad de por medio, es decir, en temáticas como deportes y todo lo relacionado al poder tecnológico desde Silicon Valley.


¿El New York Times debe competirle a CNN en las coberturas en vivo a través de video?

El planteamiento es fuerte: al interior del Times, me cuenta Claudio Cabrera, existe un grupo, entre ellos él, que apoya la idea de realizar inversiones millonarias para llevar al Times a cubrir en vivo con la misma fuerza con la que lo hace CNN a través de video.

Desde su perspectiva, ese será el modo de auténticamente ganar las experiencias en vivo, aunque ello represente una profunda transformación del modo en que el Times afronta sus coberturas en vivo. Si lo pensamos no es tan diferente al modo en que Modern Love pasó de ser una columna en texto a un podcast y enseguida a una serie que se transmitía a través de Amazon Prime Video.

La toma violenta del Capitolio y los resultados históricos alcanzados por CNN validan la premisa de Claudio. Aquel 6 de enero, CNN tuvo la mayor audiencia de su historia con 5,221 millones de televidentes. Sus métricas en general fueron impulsadas por ese momento que puso en riesgo el sistema democrático en Estados Unidos.

El New York Times y CNN en realidad han sido siempre equiparables por su posición de liderazgo, por un negocio que para ambos se ha visto comprometido y por su potencial para terminar compitiendo en rubros que vayan más allá del prestigio de una u otra marca. En este texto, Scott Galloway analiza por qué para él CNN tendría un gran futuro de la mano de Twitter si éste se decidiera a implementar esquemas de suscripción, mismos que ya se encuentra desarrollando.

¿Será el legendario choque entre el Times y CNN lo que nos termine entregando la consolidación del live briefing en digital? Si ustedes fueran el Times, ¿harían la inversión para buscar conquistar el terreno que hoy domina CNN?

Recuerden que este lunes estaré publicando mi podcast con Claudio Cabrera. Más de una hora de charla apasionada sobre SEO, live briefings y las estrategias necesarias para ganar la lucha por los grandes términos de búsqueda…