Lo que Bob Esponja le enseñó a los medios deportivos

O cómo Fondo de Bikini cambió para siempre la percepción del deporte

Es más que la cara de Bob Esponja sonriendo en la zona de gol de campo. Va más allá del moco verde que inundaba la zona de anotación cada que los Osos de Chicago o los Santos de Nueva Orleans marcaban un touchdown. Va más allá de Young Sheldon explicando qué es una salida en falso. Es Fondo de Bikini viendo la NFL. Pero también el Kun Agüero streameando en Twitch. Jana Gutiérrez y Norma Palafox bailando y bromeando en Tik Tok. O Club de Cuervos y Ted Lasso convirtiéndose en pasiones muy reales a partir de la ficción. Es el deporte visto como caricatura. Como entretenimiento. Y qué bueno que lo sea. Siempre ha sido un juego. Solo falta que la industria de los medios deportivos lo comprenda y que se atreva a hacerlo bien. 

¿Qué pasó en la transmisión del juego entre los Osos de Chicago y los Santos de Nueva Orleans? 

La NFL y Nickelodeon realizaron una transmisión especial dirigida al público infantil que contrastó con la transmisión clásica que en sus tiempos muertos o presenta publicidad o presenta a conductores de traje y corbata haciendo análisis estadísticos y opiniones sobre el juego. 

El resultado fue espectacular. En un juego de pocas emociones, que llegó a tener un cuarto en que no se marcaron más que tres puntos, personajes icónicos de Nickelodeon como Bob Esponja, Patricio, Arenita,  Paw Patrol, Tommy, Carlitos, Angélica y el perro de las pistas de Blue, entre muchos otros, participaron observando desde la tribuna, apareciendo dentro del campo en las repeticiones e incluso con un show previo al juego en que Bob, Patricio y Arenita analizaban a su manera y desde su mundo al futbol americano. 

La narración también fue clave. Sí, era sobre el juego, pero sobre todo sobre entretener. Y entonces los comentaristas gritaban, se emocionaban, expresaban sorpresa y reían con esos personajes que transformaron el deporte no solo en ese momento, sino para siempre. Como seguro veremos más adelante después de un esfuerzo que incluso presentó sus espacios claramente monetizables, como el NVP, Nickelodeon Valuable Player. 

¿Qué aprendimos de la transmisión experimental de la NFL con Nickelodeon? 

-El deporte no solo debe cambiar su narrativa para entretener al público infantil, cada vez más alejado del deporte tradicional y cada vez más cercano a los eSports y a los contenidos que se cuentan en segundos, sino también al público general, que también encontró en Nickelodeon una mejor experiencia que la de las mismas voces de siempre tomándose el juego muy en serio, como escriben en Sports Illustrated 

-En esa lucha por generar entretenimiento, se puede ser multigeneracional. La de Nickelodeon fue una transmisión para niños que también pudo ser vista por los padres, combinación poderosa cuando la lucha por la pantalla puede ser cruenta o cuando simple y sencillamente se pretende compartir tiempo con nuestros hijos sin dejar de ver lo que nos gusta. 

-Es clave el desarrollo de propiedad intelectual: si Nickelodeon no hubiera tenido a ese tipo de personajes previamente conocidos por el público, el resultado hubiera sido mucho menos notorio. En este punto, el propio Viacom a través de Nickelodeon o ESPN en su relación con Disney tienen mucho por hacer. 

-La gama de anunciantes puede incrementarse con creatividad: transmisiones de este tipo tienen el potencial de romper con el paradigma de una transmisión deportiva convencional. Su público es diverso, tanto que  podrían coexistir marcas de consumo para una audiencia mayor con anunciantes enfocados en el público infantil, además del cruce entre ambos, es decir, marcas vinculadas a paternidad/maternidad

Cabe decir que la fiesta armada por los habitantes de Fondo de Bikini no es más que la comprobación de lo que ya otros creadores de contenido y tendencias han manifestado: el deporte más poderoso en la actualidad es el que entretiene

Malinchistas como somos podemos pensar que en México no hay forma de generar grandes productos de entretenimiento alrededor del deporte. En Barstool Sports no piensan lo mismo y aprovecharon el jingle del Chavo del Ocho para hacer un posteo en Tik Tok que les dejó 187 mil 600 likes y 1.6 millones de reproducciones, el más exitoso de sus últimas 27 publicaciones.

Para el binge-watching el éxito deportivo es lo de menos

Los Supercampeones lo sabían. Podían pasar cinco episodios sin que concluyera un partido, pero sus historias lograban entretenernos a partir de la narrativa con que lo presentaban. Pero si Oliver Atom no fue suficiente para que lo comprendiéramos, las plataformas de streaming nos enseñan que el resultado es secundario, incluso innecesario. Que el deporte en sí no es sino una poderosa categoría para contar grandes historias, incluso cuando se trata de un deporte mental, como lo demostró The Queen’s Gambit y el súbito interés que manifestamos por el ajedrez.

Algunos datos:

-Ted Lasso, serie original de Apple TV+ que surgiera de un spot en el que la NBC anunció la adquisición de los derechos de la Premier League, ha sido renovado para la realización de su segunda y tercera temporada. Ha sido la comedia número uno de la plataforma en cincuenta países, representó un 25% de nuevos espectadores para Apple TV+ y un 600% de incremento en viewership desde el día de su estreno, además de haberse convertido en un hit de boca en boca, como lo demuestra esta gráfica de Parrot.

- A estas alturas el mundo entero sabe que The Queen’s Gambit despertó el interés por el ajedrez y disparó las ventas para toda la industria. Su relevancia ha sido tanta que se le señala como responsable de que se incrementaran las trampas en las partidas en línea.

-Aunque duró dos años como dueño principal, Donald Stewart, próximo a convertirse en accionista minoritario del Sunderland, equipo de la tercera división inglesa, encontró grandes beneficios con las dos temporadas de “Sunderland 'Till I Die”, que fueron vistas por entre 20 y 30 millones de personas alrededor del mundo; entre ellas, por el nuevo dueño del equipo Kyril-Louis Dreyfus, de 22 años. Un equipo de tercera división que se convirtió en una marca global.

-El jersey de Club de Cuervos, serie original de Netflix, se convirtió en el quinto más vendido si se le compara con el resto de equipos que integran la Liga MX


Si les gustan los temas deportivos, los invito a suscríbirse a El Míster, newsletter de Story Baker enfocado en la industria del deporte, los contenidos, las historias, los datos, el marketing, la tecnología y la cultura pop detrás de él. Lo enviamos de lunes a viernes.

Lo que sí necesitan los medios deportivos en español

-Menos notas informativas y más apego a las historias de autor, en las que importe el nombre y el apellido

-Comprender que el entretenimiento no se limita a la polémica prefabricada ni a la discusión apasionada sobre un resultado

-Desarrollar historias long format en texto que de ahí puedan convertirse en podcast y video. Sin columna vertebral, los medios deportivos operan desde la improvisación

-Trabajar en elaborar propiedad intelectual, sí desde la creación de personajes, pero también desde el desarrollo de productos que en su reiteración y continuidad encuentren un argumento de venta tanto para la audiencia como para los anunciantes

-Erradicar la idea de que un creador de contenidos sobre deportes o es un periodista o es un ex-futbolista. El entretenimiento abre espacio y exigencias para que se renueven los formatos y se abra paso a nuevas generaciones y a nuevas funciones.

-Profundidad: hacer más, prepararse más, investigar más, obsesionarse más, siempre será un mejor activo que limitarse a consignar lo que ya se supo a través de las redes sociales

-Más Ibai Llanos, menos cualquier conductor de tv tradicional. Más casters, menos narradores.

-Más guionistas, ilustradores, programadores, escritores, creativos, músicos y comediantes (verdaderamente enfocados en crear buen contenido en torno al deporte)

Lo más importante: asumirse como medios de entretenimiento.

Lo que no necesitan los medios deportivos en español: más medios queriendo ganar una exclusiva, generando rumores y llevando contenido que los demás ya tienen.