Los eSports y su pequeño momento de gloria en Pyeongchang 2018

Para muchos un atentado contra el olimpismo; para otros, un paso natural. Los eSports siguen dando pasos rumbo a su inclusión como deporte olímpico.

Y no, su entrada no pudieron hacerla por la puerta grande. Tampoco en una sede espectacular o con audiencia en vivo, pero Intel, patrocinador oficial de los Juegos, afirma que el Intel Extreme Masters realizado en conjunto con el Comité Olímpico Internacional terminó siendo un éxito.

Durante 3 días, Intel y el COI pusieron a competir en Starcraft, juego de estrategia en tiempo real, a 18 gamers de distintas regiones del mundo que se pelearon una bolsa de 150 mil dólares.

En entrevista para Sports Business Daily, John Bonini, VP y General Manager de eSports y Gaming en Intel, reconoció que le hubiera gustado organizar una competencia en el Parque Olímpico, que incluyera transmisión televisiva y millones de fans, pero faltó tiempo para poder organizar algo de ese calibre, pues el patrocinio de Intel se anunció apenas en junio pasado.

El Intel Extreme Masters también rompió con los estereotipos al coronar a Sasha “Scarlett” Hostyn, primera mujer en ganar un torneo mayor a nivel internacional de Starcraft II.

EL EXPERIMENTO ALCANZÓ MÁS DE 500 MIL REPRODUCCIONES

Un reporte realizado por streamhatchet arrojó que la transmisión realizada a través de Twich alcanzó 501.5 mil reproducciones, tuvo un promedio de 10.9 mil usuarios, entregó 195.2 mil horas vistas recibió más de 86 mil mensajes.

El acuerdo entre los Juegos Olímpicos e Intel para esta competencia incluyó lautilización de los aros olímpicos, la distribución a través de Twitch y en el canal oficial de los Juegos.

Aunque la inclusión de los eSports parece cuestión de tiempo, no será fácil poner de acuerdo a dos industrias que se niegan a reconocer que se necesitan. Es más, desarrolladores de videojuegos y organizadores de torneos de eSports afirman que son los Juegos los que necesitan a los eSports y no al revés, pues las audiencias más jóvenes están más interesadas en seguir un torneo de eSports que muchas de las actividades del programa olímpico.