Media to Journalist (M2J), la nueva tendencia

Los medios al servicio de los periodistas

La relación entre medios y periodistas ya no es lo que era. La pandemia ha significado un punto de quiebre que ha llevado a ambas partes a replantearse lo que podían ofrecer en una relación que hasta entonces se encontraba plagada de toxicidad, viciada por modelos de negocios que durante años afectaron a ambos y que llevaron a la industria a una crisis de la que no han tenido más opción que la de tener un violento despertar para intentar corregir el camino, o la plana, para decirlo en términos periodísticos.

El Coronavirus abrió los ojos de periodistas que por fin comenzaron a asumirse como lo que siempre fueron: creadores de contenido con el añadido de una metodología y principios que de algo han de servir para diferenciarse. Los medios, mientras tanto, porque un movimiento profundo en una relación ocurre siempre a partir de una revelación para ambas partes, han experimentado, al menos los que pretenden reaccionar, un golpe de humildad que los lleva a reconocer que o modifican su modo de actuar y pensar o no harán más que seguir navegando con rumbo al iceberg de la obsolescencia.

La primera conclusión ha sido la petición de divorcio. Hoy los periodistas asumen que no necesitan al medio, que por lo general no les paga bien, no les permite hacer lo que en verdad les gusta, y no les entrega la distribución que sí que ofrecen Facebook y Google. Por las buenas (periodistas emprendedores) y por las malas (periodistas despedidos durante la pandemia), llegan al mismo punto, a la independencia del periodista, a su emancipación de las organizaciones periodísticas, al adiós a ese dominio tan implícito al momento de presentarse en que para validar el nombre del reportero debía mencionarse el medio al que pertenecía. Así, con ese significado. Los periodistas eran de los medios, existían a través de los medios, existían por los medios.

Al impulso de la separación definitiva han sobrevenido los primeros esfuerzos de reconciliación, que no por ser iniciales dejan de representar transformaciones profundas en el replanteamiento de la relación. Para que ese escenario de posible reencuentro se produzca habrá que entenderse algo: los medios dejarán de ser los jefes de los buenos periodistas (lo aclaro porque se requiere audiencia propia y recursos para no no tener que aceptar un puesto cualquiera en una organización mediática), para convertirse en clientes de los buenos periodistas. O si acaso, en aliados de los buenos periodistas. Los medios, algunos, lo han entendido, y han puesto manos a la obra al que identifico como el modelo Media to Journalist (M2J)


¿Qué es el modelo Media to Journalist (M2J)?

Es mi reinterpretación del B2C y el B2B aplicable a la industria de los medios de comunicación. Lo definiría como sigue: refiere al desarrollo de herramientas, tecnología y soluciones que desde los medios de comunicación se realizará para atraer al mejor talento periodístico, ya sea como cliente bajo pago de dichas funcionalidades o como aliado, donde ambos se reparten potenciales ingresos a través de distintas vías previamente establecidas.

Antes de ir a mencionar algunos casos para validar la hipótesis, hagamos una reflexión sobre lo que un medio de comunicación pueden aportar hoy a los periodistas:

1) Valor de marca: aceptemos por un momento que en algunos casos, muy contados en Latinoamérica, aún se genera valor al publicar un artículo abrazado por una organización establecida en vez de hacerlo a través de Medium , de substack o en nuestro blog de Wordpress.

2) Distribución segmentada: en la teoría, un medio de comunicación goza de una audiencia instalada muy bien identificada. Esa audiencia, tanto la que se tiene en plataformas propias como en redes sociales, puede significar un acelerador para el creador de contenido, que de otro modo tendría que construir sus propias estrategias de distribución para poder hacerse de suscriptores o registros a su newsletter.

La distribución que da un medio especializado puede significar menos tiempo y menos inversión en adquisición de usuarios para el periodista.

3) Tecnología: el periodista independiente y los creadores de contenido de nicho (Insiders) requerirán plataformas de publicación que además de publicar les permitan gestionar a sus propias audiencias, monetizar, resolver problemas técnicos y encontrarse en un ecosistema que les permita desarrollar su negocio.

Para efectos de publicación, Substack y Medium cumplen, pero es un hecho que siempre habrá oportunidad de competir si se reconoce que para el periodista independiente no existe aún una “superapp” que resuelva todas las necesidades que el periodista pueda tener para realizar una cobertura en vivo desde su plataforma, para habilitar esquemas de conversación, y para monetizar a través de estrategias más flexibles, entre muchas otras necesidades. Hoy el creador independiente ha de navegar entre distintas plataformas, y eso genera una fricción que puede ser oportunidad para desarrolladores.

4) Capacidades de producción: en la actualidad, los periodistas y creadores de contenido entienden que poder llevar sus proyectos periodísticos o creativos a otro nivel implica aliarse con grandes plataformas de audio y video, es decir, Netflix, Spotify, Podimo, Audible, Amazon Prime Video, y no a través de los medios de comunicación.

Si bien sería poco sensato esperar que un medio de comunicación, al menos en el mercado de habla hispana, tuviera la capacidad de generar series televisivas que compitieran en producción con los presupuestos de las grandes plataformas, sí que sería factible ofrecer soluciones humanas, como tener acceso a diseñadores, ilustradores y animadores, contar con equipo proporcionado por el propio medio para elevar los niveles de producción o realizar una producción sonora de alto nivel, e incluso con apoyo en materia de desarrollo para realizar landing pages y experimentar con nuevos formatos dentro de la plataforma del medio, pero con el reconocimiento claro al creador de ese contenido.

5) Fuerza de ventas: el desarrollo de unidades comerciales enfocadas en el modelo Media to Journalist representaría un diferenciador frente a lo complejo que resulta para un solo individuo ser responsable de la creación de su contenido, distribuirlo y a la vez tener el tiempo y el volumen suficiente para monetizar por la vía publicitaria. Para que este modelo sea factible, a menos que el periodista en cuestión tenga un posicionamiento muy claro y una audiencia significativa, es necesario cumplir con el sexto punto, que también puede ofrecer un medio de comunicación.

6) Consolidación de talento especializado: las audiencias de una persona se intersectan con las de otro. Si algo ofrece la segmentación en nichos que a su vez se cubren por medio de subnichos es la posibilidad de encontrar intersecciones que vinculan a un creador de contenido o periodista con otro, lo que termina derivando en la creación de una vertical representada por múltiples firmantes, todos ellos de calidad probada y con audiencias definidas que pueden compartir sin competir, es decir, que el consumo de uno no excluye que consuma a otros dado que estamos hablando de conocimientos y especialidades que se tocan.

Los negocios y el marketing son el caso más sencillo para comprenderlo. Si está el especialista en e-commerce, también estará el especialista en SEO, el que domina Google Ads, y el que apoya a emprendedores a poder ser mencionados en medios de comunicación. Ese ecosistema como un todo sí que es monetizable.

En una plática reciente con Sergio Domínguez, director de Acast en México, él me comentó que para atraer anunciantes en shows de nicho lo que están buscando es desarrollar bundles de creadores que cubren temáticas semejantes pero que no se pisan más de lo necesario para entonces salir al mercado a ofrecer una vertical.

Para validar esta premisa vale analizar el anuncio de Forbes y su nueva plataforma de newsletters de suscripción

Vale decir que los nuevos escenarios de colaboración no deben excluir la urgencia de construir una marca personal para los periodistas, rezagados en sus labores de marketing frente a creadores de contenido independientes que han identificado que mostrar y hacer notar su trabajo puede ser incluso más útil que el trabajo mismo. Profundizo aquí al respecto.


¿Qué es el Journalist Entrepreneurs Program de Forbes?


-La iniciativa presentada por Forbes para generar una plataforma de newsletters basados en suscripciones en las que comparte ingresos en una modalidad 50-50 con escritores de calidad.

-Los escritores ponen a disposición de Forbes su capacidad narrativa y sus propias audiencias. Forbes ofrece acceso gratuito al CMS, apoyo legal, distribución en plataformas propias y de terceros, la tecnología para gestionar las suscripciones, y un equipo de ventas que buscará comercializar la red de newsletters, lo que derivaría en un ingreso no especificado para los escritores de los mismos.

-Los newsletters ofrecerán suscripciones independientes, no incluidas en la suscripción regular de Forbes que tiene un costo de 6.99 dólares al mes o 74.99 al año. Se anuncia también, en una entrevista realizada por Business Insider, que en esta etapa de pruebas habrá algunos newsletters gratuitos que se harán de paga, otros que serán un mix permanente entre paga y gratuito, y algunos más que serán solo de paga.

-En cada caso el costo del newsletter será acordado entre Business Insider y el autor del mismo.

-Para Forbes el programa contempla 3 escenarios distintos:

1) Franquicias ya existentes como Midas Touch y Sports Money se fortalecerán para presentar un newsletter que tendrá costo más elevado que el resto de los productos presentados por la iniciativa.

2) Se contratarán de 20 a 30 periodistas con audiencias propias para acelerar el ecosistema del Journalist Entrepreneurs Program mediante newsletters estelares.

Estos escritores se llevarán, además de un sueldo como Staff Writers, el 50% de las ganancias generadas a través de suscripciones. Por recibir una paga regular, no serán dueñas de la propiedad intelectual en caso de que salgan del proyecto

3) Se abrirá la oportunidad a los más de 2 mil 800 colaboradores de Forbes para que sean parte del programa, aunque para hacerlo deberán cumplir los siguientes requisitos:

a) Ser aprobados por los editores

b) Tener una audiencia definida

c) Ser escritores “high quality”

Los colaboradores que sean parte del programa, al no recibir una paga regular, sí tendrán la oportunidad de llevarse su marca y la lista de registros a otra plataforma, aunque se advierte sin especificar que Forbes tendrá que ser “justamente” recompensado.

Para evaluar si es una buena decisión ser parte de la plataforma de Forbes, los escritores habrán de considerar pros y contras, partiendo del hecho de que Substack se lleva el 10% de los ingresos generados, además de las comisiones generadas por transacción realizada y por uso de tarjetas de crédito. ¿Vale la pena entregar un 50% a cambio de lo que ofrece Forbes?


Vavel Subscription Platform, del crowdsourcing al muro de pago

Muy acorde a la propuesta de Forbes, he platicado en Clubhouse con Alan Núñez, Chief Operating Officer de Vavel, quien me compartió su visión sobre la tecnología como la única oportunidad de generar un negocio sustentable para los medios de comunicación en materia deportiva.

Durante ese encuentro, que formó parte del room que abrimos para periodistas en dicha plataforma, Alan anunció el próximo lanzamiento de The Vavel Subscription Platfom, que tiene como principales características las siguientes:

-Herramienta que permitirá a los creadores de contenido que ya forman parte del network de Vavel, sustentado desde su creación en el 2009 en el contenido generado por los usuarios, acceder a posibilidades de monetización mediante un muro de pago para consumir sus contenidos

-La primera etapa consistirá en contenidos en texto, pero planean habilitar ese mismo esquema para contenido multimedia que amerite un muro de pago

-Semejante a Forbes, Alan me compartió que están contemplando incorporar figuras que ya monetizan en Patreon para poder acelerar el próximo lanzamiento de su plataforma de pago

-Respecto a la posibilidad de compartir ingresos por vía publicitaria, comenta que de momento esos contenidos estarán libres de marcas, decisión que se apega a lo que han venido pregonando desde el 2018, cuando desaparecieron la mayoría de la publicidad al interior del sitio para evitar ser criticados por abuso o explotación frente a los creadores de contenido que no reciben paga alguna al respecto

-El lanzamiento de esta iniciativa, en conjunto con otras inversiones en materia tecnológica, son la punta de lanza con la que Vavel se encuentra en la búsqueda de levantamiento de recursos, mismas que los llevó a participar en el 5th Cycle de Hype Taiwan.


La relación medios-periodistas se fortalecerá en la medida en que ambas partes agreguen valor. El modelo Media to Journalist inicia una exploración que podría derivar en un ecosistema más sano, donde se entienda que el creador de contenido y la plataforma son relevantes cuando ambos resuelven necesidades que el otro no tiene.

¿Está tu medio listo para adoptar el modelo Media to Journalist?