Mirror: la evolución del networking content

¿Cómo resolver el eterno problema de la atribución?

Storybakers:

Antes de ir al envío de hoy, quiero recomendarles mi plática con Juan Pablo Gallón, Director de contenidos de Vice en Español, con quien hablo de la profunda transformación cultural que ha experimentado Vice tras haber sido señalado como una publicación misógina y machista, de la visión con la que crean periodismo global en español y de los desafíos que significa tener una redacción regional en vez de contar con ediciones locales.

Escuchen The Coffee Americano y compártanme sus opiniones. Hay un ángulo, en particular, que me parece medular: ¿hay o no espacio para propuestas de periodismo global en español? Y si sí, ¿bajo qué modelo de negocio? Y si no, ¿debemos seguir pensando que Latinoamérica carece de un punto de unión en sus historias?

Ayúdenme a descifrarlo.

Leave a comment


¿Están listos los medios y creadores de habla hispana para el futuro?

El futuro es prometedor para publishers y autores en blockchain. Pero no sé, lo reconozco, si estaremos listos para aprovechar las oportunidades que se desbloquean dado que representan un llamado a transformar vicios, pensamientos y competencias con las que históricamente no hemos podido romper, como lo he escrito en mi post sobre el networking content.

Mientras en habla hispana aún padecemos para que un medio o autor independiente dé a otro el crédito correspondiente, los entusiastas de blockchain han puesto manos a la obra para que esa atribución o reconocimiento no involucre solo una mención, sino también una remuneración económica por haber sido parte de la creación de un contenido.

Para dejarlo claro, describiré el proceso actual y después el proceso que se impulsa desde Mirror, el equivalente a Medium en la era cripto, para que el poder del trabajo producido por un creador extienda su influencia tanto como inspire contenidos.

Modelo actual

-Un autor/publisher elabora un contenido que puede encontrarse inspirado o influenciado por el trabajo de un tercero

-Ese autor reconoce al tercero por medio de una mención (idealmente con link incluido) para que el lector pueda enriquecer su experiencia y para cumplir con los ideales que dicta el periodismo

-En newsletters, es habitual que esa mención/liga sirva también como una oportunidad de que el tercero agradezca el gesto compartiendo ese contenido en Twitter, ya sea de forma directa o atendiendo una mención en la cuenta del autor o del medio en que el contenido fue publicado

-Como beneficio, ese tercero recibe el tráfico y atención que aquella mención haya podido significar.

-En la práctica, esas menciones (sobre todo con liga) rara vez se terminan dando entre los medios de habla hispana.

-La atribución en este modelo tiene otro problema: es alta la posibilidad de que el autor/medio más popular acabe quedándose con el crédito del chico, dado que, por ejemplo, un mejor trabajo en SEO o una audiencia superior harán más notorio el trabajo del que retoma que el autor de la pieza original, que si acaso recibirá unas cuantas visitas que no le cambiarán la vida.

Modelo propuesto por Mirror

-Un autor/publisher elabora un contenido que puede encontrarse inspirado o influenciado por el trabajo de un tercero. (Este punto se mantiene igual)

-Ese autor reconoce al tercero no solo generando el crédito correspondiente, sino también haciéndolo parte de la monetización que pueda generar ese contenido minteado como NFT, foco central de Mirror.

-El autor de un contenido tiene, a través de Splits, funcionalidad que permite a un autor señalar distintas direcciones Ethereum y asignarles porcentajes de propiedad sobre ese NFT, la posibilidad de atribuir a un tercero el 10% de ese contenido, a otro más el 20% y a otro más el 5%, quedando topado al 100% que corresponde al total de la obra.

-A diferencia de la atribución en el modelo actual, a través de Splits se llama a los creadores de contenido a no solo reconocer cuando extraen un dato o una cita textual, que suelen ser los rubros seguidos por periodistas para reconocer a otros periodistas, sino a reconocer a aquellos que hayan inspirado la creación, lo que puede representar que se atribuya a alguien que no es citado de forma directa, pero que fue parte de los pensamientos y reflexiones que llevaron al creador a producir una obra.

A continuación les muestro cómo se ve en Mirror una tabla con autores que fueron direccionados en Splits:


En este artículo de Not Boring, Packy Mccormick, el autor cuenta con 69% de propiedad, equivalente a 1.51 Ethers (3 mil 579 dólares al tipo de cambio) de los 2.19 en que fue vendido.

Como muestra la tabla, Li Jin tiene propiedad de 8% mientras que Jesse Walden tiene el 3%, y así sucesivamente hasta llegar a Tiffany Zhong.


Metadata: la solución para que el contenido que generamos no termine secuestrado

Como creadores no todo pasa por dinero. A todos los que somos parte de la creación de contenido nos ha tocado producir contenido viral que en algún punto termina perdiendo el crédito que nos corresponde.

Por lo general ocurre lo siguiente, sobre todo en material gráfico:

-Un autor publica su material y en algún punto incorpora su firma o una marca de agua

-Los usuarios más cercanos a ese creador lo comparten en redes sin alteración alguna

-Los seguidores de esos usuarios que compartieron el contenido lo redistribuyen eliminando la marca de agua o colocándole filtros que alteran la obra original.

-Desde ese momento, la audiencia que esté en contacto con la pieza verá un trabajo del que desconoce el autor y consumirá una obra que no es la original

En Mediachain, que fue creada por el mismo Denis Nazarov, fundador de Mirror, explican cómo debe ser el futuro y cómo funciona el contenido en el presente:

Blockchain, como lo platiqué con Renato Carregha cuando Jack Dorsey advirtió que una de las grandes soluciones al problema de la desinformación, consistía en trasladar Twitter a un sistema descentralizado, permite dejar registro de cada movimiento, lo que lleva a que exista una ruta clara para rastrear e identificar un contenido original, al autor del mismo y acceder a metadata mucho más específica sobre lo que se está buscando.

En materia de repartición de ingresos también está garantizada la transparencia dado que todo se produce a través de un smart contracto que se ejecuta en cuanto se cumplen con las condiciones establecidas en el mismo.


¿Qué debe provocar blockchain en los medios de habla hispana?

Esta vez no se tratará de dilemas éticos que algunos han estado dispuestos a ignorar con tal de no reconocer al que pudiera ser visto como un competidor. Se trata de adaptarse a un ecosistema que tarde o temprano será la norma y en el que aquellos que decidan ir en solitario perderán oportunidades de crear cadenas de valor que los terminen beneficiando a largo plazo.

Blockchain es la tecnología que protocoliza códigos morales y les aporta potenciales beneficios económicos. Los medios en un futuro no muy lejano deberán abrir la puerta a generar esquemas mixtos, donde un contenido minteado como NFT, pueda tener una estructura semejante a la siguiente:

Medio: 30% de propiedad
Autor: 35% de propiedad
Otros: 35% de propiedad

Desde la creación misma, un medio y un autor deberán contemplar un porcentaje no sólo para compartir entre sí, sino también para atribuir como sea debido a aquellos que fueron parte de la creación de esa obra.

El potencial transformador de blockchain para el ejercicio periodístico, además de las DAOS y otros esquemas que ya he mencionado, es tan amplio como que el protagonista de una entrevista o de un reportaje, entendiendo que ello también podría representar conflictos de credibilidad que habrá que atender en su momento, podría también verse beneficiado por el tiempo que esté invirtiendo en una pieza de contenido.

Si yo tengo la oportunidad de entrevistar a Messi, por ejemplo, podría acordar con él que el 90% del NFT de ese contenido irá para él, el 5% para mí y el restante para el fotógrafo, lo que por cierto nos permite identificar el rol colaborativo de la creación de contenido, donde cada uno puede ser atribuido como corresponda, o como se decida acordar, que no es lo mismo.