On the Road 09: la inteligencia artificial sabe más de nosotros que nosotros mismos

Tik Tok es más que la generación Z desplazando a los millennials. Detrás de esa red social que se ha convertido en el secreto mejor guardado de los adolescentes para crear contenido que los convierta en influencers se encuentra el algoritmo más avanzado para una plataforma de este tipo.

Si ya de por sí es frecuente que nos llegue a incomodar y a sorprender que la publicidad atienda nuestros deseos justo después de que nosotros hemos decidido compartirlo con amigos o contactos en las distintas plataformas, Tik Tok va más allá de analizar nuestros gustos para contar con un desarrollo de inteligencia artificial tan elaborado que analiza no solo el tipo de contenido que consumimos, sino también la duración, los rostros, los objetos y los sonidos que forman parte de él.

El éxito tecnológico de Tik Tok, que ya cuenta con más de mil millones de usuarios alrededor del mundo, queda de manifiesto con el hecho de que la sección curada por su algoritmo, que lleva por nombre “for you”, es más consumida que el apartado dedicado a los usuarios que hemos decidido seguir como usuarios.

De acuerdo a lo que me contó Arturo Martínez, Country Manager de Tik Tok, los mexicanos, y con un margen de variación mínimo el resto de mercados latinoamericanos, consumimos Tik Tok 30 minutos al día, con una división de 6 sesiones distintas con 5 minutos de duración, es decir, que consumimos al menos 20 videos por sesión dado que la mayor parte del contenido en dicha plataforma se encuentra en los 15 segundos.

Si bien el manejo de hashtags ha estado presente desde hace mucho tiempo en Twitter y en Instagram, y en menor medida en Facebook, aquí lo que se consigue es que el usuario consuma una y otra vez el mismo gag en vez de estar buscando una gran diversidad de contenidos. Haciendo un paralelismo, piensa en que la gran mayoría de series y productos televisivos que resultan emblemáticos para la audiencia constan de chistes y frases repetidos una y otra vez sin que por ello se pierda el encanto de lo que se está contando. Desde Neil Patrick Harris con su memorable “Le-gen-dar-ry” hasta el Chavo del Ocho con la mayoría de los chistes de cada uno de los personajes de la vecindad. O la figura de Joey en Friends con su característico “how you doin?”.

Para incentivar este consumo obsesivo, TIk Tok se encarga de sembrar las tendencias que quiere que la gente impulse. Su equipo de marketing, tanto a nivel global como local, trabaja en identificar desafíos y oportunidades para detonar un hashtag que sea replicado una y otra vez tanto desde el punto de vista de la producción como del consumo de contenidos.

Entre el poder de su algoritmo y la fuerza de su estrategia de marketing y posicionamiento de tendencias, Tik Tok demuestra el poder de la inteligencia artificial y lo intimidante que debe resultarnos el hecho de que ella sepa más que nosotros respecto a lo que nos gusta. Y tiene sentido, dado que mientras que las personas que seguimos pueden hacer una cantidad finita de contenidos, Tik Tok con su plataforma puede entregarnos una y otra vez el contenido que queramos.

Aunque suene exagerado, en “Land of the Giants”, un podcast de Recode y Vox, se explica cómo en un futuro un microondas inteligente de Amazon podría negarse a cocinar unas palomitas a partir de la inteligencia que tendrá respecto a nuestro consumo de calorías. Si Amazon, con ese control absoluto al que quiere acceder en nuestras casas, detecta que hemos contravenido las indicaciones de nuestro médico o nutriólogo, podría asegurarse de que sus dispositivos inteligentes no nos permitan infringir el tratamiento o régimen al que hemos aceptado someternos.