Pídele a lo viejo que vuelva

THE MUFFIN 11

Si tienes más de 30 años deben recordarlos, uno de los grandes generadores de tráfico y lealtad para los sitios eran los foros de opinión. Poco vistosos, llenos de contenido basura, pero con mucha participación de los usuarios.

Los foros eran un espacio gobernado por los usuarios. Los sitios en que mejor funcionaban permitían que los usuarios moderaran, que publicaran contenido y tomaran decisiones.

Para Univisión el cierre de sus foros el 31 de agosto de 2015 representó una decisión estratégica. Ahí concentraba a toda una comunidad hispana que consumía sus contenidos y programas, pero que también, por mensajes de los usuarios, promovía la violencia entre miembros de distintos países latinoamericanos.

Citando otro caso, para Medio Tiempo los foros llegaron a representar hasta el 12 por ciento de su tráfico. Tras decidir cerrarlos, viendo a la comunidad perdida, rediseñaron los foros, pero la comunidad más leal se había ido para no volver.

LOS FOROS NO ESTÁN MUERTOS, VIVEN EN MODO GRUPO DE FACEBOOK

El funcionamiento es el mismo. Se forman comunidades con intereses específicos y de ahí empieza a darse jerarquía entre los propios usuarios.

Desde hace meses Facebook ha estado habilitando la alternativa de crear un grupo desde tu fanpage o vincular alguno ya existente. el Washington Post, por ejemplo, abrió Post This, para que los reporteros y usuarios puedan escribirse sin intermediarios.

Para shows de televisión, el éxito ha sido rotundo. Destaca el grupo oficial de Big Little Lies vinculado a HBO, con más de 31 mil miembros.

En materia de negocio, los grupos pueden habilitar la atención a audiencias más especificas con patrocinadores igualmente específicos.

Por ejemplo, si una marca patrocina a un equipo de futbol, será lógico que se interese más por los miles de miembros de un grupo que por un posteo en un fanpage de millones, pero con intereses dispersos.

Atrévete a probar los grupos, suena a algo viejo. Pero entregar al usuario el poder es una gran forma de ganar lealtad en vez de consumo pasajero.