“Queremos hablar como en la calle. Ese es un éxito alazrakiano”, Mark Alazraki en The Coffee

Juegan siempre al borde. Tan a lo mexicano que para muchos han estado cerca de cometer el suicidio creativo, pero al final casi siempre les termina resultando. Como pasó con Nosotros los Nobles, la segunda película mexicana más vista de todos los tiempos, o como con Club de Cuervos que de ser una interrogante acabó convirtiéndose en un universo que derivó en dos spin-offs, mucho product placement, incluyendo uno tan orgánico que se presentó como albur, y jerseys vendidos como si fueran el América o los Pumas. Y como en su momento pasó con Los Supercampeones, en que la gente no solo quería el uniforme del Niupi sino también el de sus rivales, no solo había deseo por la remera de los Cuervos, sino también por el de Las Tarántulas, su acérrimo rival. En ese terreno de lo improbable, Charly, aunque fue el último en llegar, fue el que aprovechó la oportunidad como no pudieron y no supieron hacerlo ni Under Armour ni Adidas.

Para su más reciente película, los Alazraki corrieron riesgos desde el nombre. “Chinga tu padre”, se escuchó desde su agencia publicitaria como propuesta de nombre para la película. “Los hijos de papi” se manejó como alternativa, pero era demasiado semejante a Nosotros los Nobles. “Los hermanos Márquez Castillo” soltaron los más conservadores. “Mentada de Padre” se escuchó al final. Y ese se quedó como una sátira del patriarcado que de ahí se transforma en un ir y venir entre las características y ambiciones tanto del presente como del pasado de los medios de comunicación.

Con un reality show radiofónico y exageraciones que incluyen miembros sexuales gigantes y vómitos kilométricos, Mark Alazraki, invitado para el episodio de este lunes en The Coffee, buscó que “los millennials entendieran la radio de antes” y que a partir de elementos que les resultaran conocidos, como el exhibicionismo frente a las cámaras y las redes sociales que en la película ocurre a través de los micrófonos, pudieran entender de mejor forma cómo era un mundo en que en un programa de radio podía llevarte a pensar que los marcianos habían llegado a la tierra.

Mark habla de un hilo conductor de Alazraki Entertainment, división de la empresa dedicada a producir contenido. Afirma que tanto Los Nobles como Cuervos y Mentada de Padre hablan en mexicano, actúan en mexicano y hacen calle. “Un éxito alazrakiano”, como él mismo lo describe.

La radio, afirma, no va a morir. Compara los contenidos con universos como el de Marvel, en el que personajes, lugares y sucesos se presentan en distintas plataformas y momentos, con la pantalla grande o la televisión como uno más de los componentes de historias que ahora viven desde múltiples visiones y aterrizajes. Pone como ejemplo a Manolo Caro, a quien felicitó tras el anuncio de la muerte del personaje de Verónica Castro en La Casa de las Flores a través de las redes sociales. Se declara fanático de las historias transmedia. Recuerda lo que hicieron con los perfiles de Los Nobles y cómo crecieron esa estrategia en redes sociales con los personajes de Cuervos.

Advierte que su agencia está transformándose. Ha comenzado un proceso que hará que en vez de atender necesidades expresas de un cliente a partir de un brief, ellos generarán ideas e historias que quieren contar para que las marcas, sean o no sus clientes, se sumen. Para mantener la energía creativa recomienda la teoría del uno más uno igual a tres, la del pensamiento divergente y el robo como artista, ese que describió Austin Kleon en su libro.

Busca este lunes el episodio completo con Mark Alazraki, Director de Alazraki Publicidad y Codirector de Mentada de Padre.