The Outline, el producto milagro que no salvó al periodismo

Las soluciones se desvanecen. Los medios que han prometido reventar el esquema publicitario y acabar con la dependencia hacia Facebook gozan siempre de aceptación en el gremio, pero muchos terminan por fracasar. Como The Outline, que aún no tiene fecha de defunción, aunque sí una crisis tan marcada que su futuro es casi tan incierto como el de Mic, que de valer más de 100 millones de dólares ahora estaría al borde de la quiebra.

En 2017, durante el South by South West, tuve oportunidad de ver a Joshua Topolsky, cofundador de The Verge, presentando The Outline. Ahí mostró un medio diferente. Que no estaba pensado para plataformas sociales, sino para ofrecer contenidos a profundidad con un gran manejo gráfico y capacidades de navegación que enriquecerían su oferta en storytelling.

Y lo ha cumplido. The Outline genera contenidos con alto valor gráfico y periodístico. Acompaña el periodismo de datos con elementos de la cultura pop y se respalda como ningún otro en emojis para aligerar la densidad de sus contenidos. Todo eso y nada más. La monetización no ha llegado.

Habló, en su momento, de una tecnología única para “atomizar” sus historias. Elogió el trabajo desarrollado por Ivar Vong, su CTO, para crear un CMS único en el mercado y argumentó que las necesidades comerciales quedarían resueltas con el branded content que generarían. En resumen, un mensaje semejante al de Evan Williams cuando prometió reinventar la industria a través de Medium , duramente criticado por los constantes cambios a su estrategia para atraer creadores de contenido y esquemas de monetización.

Staff recortado al 50%

Son 16 cuando antes eran 30. Gremios de escritores organizan boicots contra The Outline. Y Topolsky se aferra a la idea de encontrar un esquema distinto para poder sobrevivir.

The Outline ha levando 10 millones de dólares en financiamiento. Su tráfico se duplica año con año, pero ha tenido que adelgazar su nómina para buscar el punto de equilibrio que le permita sobrevivir aunque no sea como un negocio que termine entregando miles de millones de dólares.

Ante las evidencias, The Outline parece uno más de los medios que logran conquistar la percepción, mas no la realidad. En 2017 recibió el premio al mejor diseño en los Digiday Publishing Awards, además de haber sido finalista por diseño responso en SWSW 2017.

The Outline ha inspirado a muchos. Se ha convertido en caso de estudio. Pero Circa también estuvo en ese lugar. Y acabó como un negocio fallido que entregó algunos elementos de análisis a The Guardian para la creación de los smarticles.

La industria sigue cambiando. The Outline, como todos, lucha por sobrevivir.