Un año después, ¿qué aprendió The Economist en Snapchat?

THE MUFFIN 24

“Es el cambio más grande en audiencias para The Economist desde 1843”, dice Tom Standage, director de estrategia digital cuando se le pregunta por los resultados de su primer año en Discover de Snapchat.

Otra vez, como en el caso de The Daily, la clave está en ofrecer explicaciones a los usuarios, ayudarlos a comprender lo que pasa en el mundo a través de la verificación de datos y validación de fuentes.

Por ahora descartan haber dado con la receta secreta, pero sí presumen alcanzar 7.1 millones de usuarios al mes. Y lo mejor para ellos es que se trata de la audiencia más joven, la que sería muy difícil de alcanzar para The Economist desde cualquier otra plataforma.

Su impacto ha sido tal que su edición más popular, How Well Do You Know Your Presidents? alcanzó más lectores que la audiencia total de The Economist a su sitio web en todo un mes.

¿CÓMO TRABAJA THE ECONOMIST EN SNAPCHAT?

Con un equipo de cinco personas esparcido alrededor de Rumania, Londres y Estados Unidos. Una vez que se elige el tema de la edición semanal, se decide cómo mezclar el contenido a profundidad de The Economist con las experiencias interactivas de Snapchat.

Lucy Rohr, editora de The Economist en Snapchat, llama a evitar encasillar a los jóvenes como consumidores de escaso valor, que no desean profundizar en la información. “Son inteligentes, están interesados y quieren saber más, es una oportunidad como productor y periodista poder atender a esta audiencia”.

En México y Latinoamérica, Snapchat planea intensificar su propuesta a través de shows originales, esquema semejante al de Facebook con Watch.